¡Comparte en tus redes!

Curiosidades que seguramente nadie te había dicho acerca del café

Curiosidades que seguramente nadie te había dicho acerca del café

Curiosidades que seguramente nadie te había dicho acerca del café

Es posible que en este preciso momento estés leyendo estas líneas dándole un sorbo a tu café, apenas registraste tu hora de entrada aprovechaste la oportunidad y saliste de tu trabajo a comprarlo. Bien, mientras saboreas tu delicioso café, permítenos contarte algunas curiosidades de dicha bebida.

1.- La primera. La primera receta de café instantáneo con agua se inventó en 1901 por un farmacéutico de Chicago, que se llamó Satori Kari, sin embargo una persona llamada George Washington (no el presidente) inventó el primer café instantáneo producido en masa, en un inicio su marca "Red E Coffee" no tuvo mucha aceptación, pero el café instantáneo se convirtió en algo muy valorado para los militares estadounidenses durante la Primera Guerra Mundial.

2.- Conspiraciones contra el café. En el año de 1675, el rey Carlos II de Inglaterra decidió prohibir las cafeterías, pues pensó que en éstos lugares se reunían los conspiradores que pretendían derrocarlo.

3.- Los más adictos. Nueva York es la ciudad del mundo donde se reporta más consumo de café por persona. El promedio es de 7 veces más café en comparación con los habitantes del resto del mundo.

4.- Un producto mágico para los gatos. Los gatos con mayor longevidad en el mundo tomaban café. En gato que se ganó un lugar en el Guinness de los récords se llamaba Creme Puff, murió de 38 años de edad en el 2005. Jake Perry, su dueña, le daba café cada mañana. Perry también cuidó de Grandpa Rex Allen, el fato que tuvo el récord anterior con 34 años vividos.

5.- Es obligatorio ser amable. El lugar donde pides las cosas con amabilidad. En la cafetería "Le Petite Syrah", ubicado en la ciudad de Niza, si dices "Hola, un café por favor", tu bebida cuesta 1.40 euros, si no dices "por favor" tendrás que pagar el triple del precio, unos 4.25 euros. Los clientes mal educados pueden llegar a pagar hasta 7 euros por su café.