¡Comparte en tus redes!

Cutting, la salida falsa al dolor

Nunca es fácil lidiar con el dolor, el sufrimiento, el estrés o la ansiedad. De hecho, muchas personas se sienten incapaces de hacerlo, por lo que recurren a sustancias, como drogas y alcohol, para anestesiar sus emociones.

Sin embargo, éstas no son las únicas salidas falsas que existen. En los últimos años se ha popularizado el cutting, risuka o self injury. Ésta es una conducta destructiva que consiste en lastimarse con una navaja o algún objeto afilado, así como morderse, arañarse o quemarse.

El objetivo principal de esta práctica es provocar dolor físico y distraerse del sufrimiento emocional. Las personas más propcuttingensas a caer en el cutting son las que padecen depresión, ansiedad, estrés y aislamiento.

De hecho, los psicólogos han detectado que este comportamiento se presenta con mayor frecuencia en jóvenes de entre 11 y 25 años; sin embargo, también se han detectado casos de self injury en niños de 5 y 7 años.

Es importante que sepas que quienes padecen cutting no se lesionan para llamar la atención o porque hayan intentado suicidarse. Se trata de una enfermedad que buscan esconder. En la mayoría de los casos, se autolesionan en los muslos, abdomen y antebrazos, o en cualquier parte del cuerpo que puedan ocultar con la ropa.

Las principales señales de alerta son:

  • Mal genio
  • Apatía
  • Conducta rebelde
  • Nerviosismo al ir al baño y permanecen demasiado tiempo dentro
  • Comenzar a usar ropa que cubre todo el cuerpo
  • Manchas de sangre en ropa y sábanas
  • Baja auotoestima

Cómo ayudar a alguien que se autolesiona

Si no se detecta y trata a tiempo, el cutting se convierte en un trastorno obsesivo compulsivo similar a una adicción, sin contar que las lesiones pueden llevar al joven a la muerte.

Es importante que sepas que las personas que caen en el cutting tienden a la negación, y difícilmente aceptarán que tienen un problema. Sin embargo, debes explicarles que hay formas efectivas de tratar la ansiedad, la angustia y el dolor.

Asimismo, deben buscar la ayuda de un psicólogo o un psiquiatra que pueda detectar las causas de este comportamiento, así como el tratamiento adecuado.

Lo más importante es mantener constante comunicación con tus hijos y que presentes atención a su comportamiento.