¡Comparte en tus redes!

¡Dale Next!... A los apegos

Mónica VenegasHola ¿qué tal amigos? Me da mucho gusto saludarles y me siento muy emocionada porque este día veremos herramientas para Darle Next! a los apegos. Dice el Dalai Lama que la base de la infelicidad son los apegos, y tiene toda la razón. El grado de felicidad en un ser humano es inversamente proporcional a su nivel de apegos. En otras palabras, entre más apegos tengamos, más infelices nos sentiremos, porque no es lo mismo valorar algo (o a alguien), que apegarnos a ello. Existen tres principales apegos que nos mantienen estancados y nos impiden movernos incluso antes de ver una próxima meta. Y estos son:

APEGO A UN AMOR:

Este apego se refiere a tu pareja real (no imaginaría, ni ya perdida).

Es verdad. Las personas necesitamos vínculos para sobrevivir. Pero vincularse no es apegarse. En el vínculo nos compartimos sin confundirnos en el otro, conservamos nuestra individualidad y nuestro espacio y respetamos el de nuestra pareja. Nos reunimos en el centro cuando se requiere, pero cada quien regresa a su espacio. En el apego ocupamos el espacio de la otra persona, lo invadimos. Nos salimos de nuestro espacio para entrar al de esa persona, le quitamos aire incluso hasta llegar a ahogarla. Nos podemos llegar a aferrar a ella como rémoras. Por ejemplo: todos amamos a nuestros hijos, pero ¿los abrazarías tan fuerte hasta el punto de ahogarlos sólo porque los amas demasiado? Nadie en su sano juicio lo haría, entonces por qué hacerlo con la pareja? Es hora de preguntarnos: ¿qué estamos haciendo que pudiera estar "asfixiando" a nuestra pareja? ¿Cómo le das su espacio sin invadirlo? ¿Cómo regresas a tu espacio sin necesitar a tu pareja todo el tiempo dentro de él? Y no importa cuánto ames a tu pareja, ni cuánto ella te ame a ti. Tarde que temprano, el espacio se reclama, sea a la fuerza o sacando a la otra persona de él para siempre. Si tú estás apegado a su amor, más vale que empieces a respetar su espacio y a ocupar más el tuyo, reflexiona qué puedes empezar a hacer desde ya para desapegarte y ponlo en acción. antes de que sea demasiado tarde.

EL APEGO A LA PERDIDA:

Apegarnos a lo que se fue, lo que ya no está, nos abandonó, terminó o cambió es como quedarnos en una estación donde el último tren ya partió y preguntándonos por qué lo perdimos o fantaseando en que eche reversa. Pero ¿por qué nos aferramos? Aferrarse a la pérdida en lugar de soltar lo que se fue tiene su beneficio emocional: nos ayuda a no responsabilizarnos de lo nuevo que elijamos, entonces preferimos evitarlo: por ejemplo, "no puedo iniciar una nueva relación porque aún extraño a mi pareja anterior", "nunca voy a encontrar otro trabajo igual", "mi vida con esta enfermedad no podrá ser como antes"., "soy un desastre por la falta de cariño de mis padres". Si prestamos atención, el común denominador en estos pensamientos es la justificación de la falta de acción y la nula posibilidad de construir un nuevo futuro, entonces nos condenamos al pasado. Y no digo que no sea normal extrañar lo que ya no se tiene, o que no duela lo que se fue. Pero en la pérdida, no es lo que perdiste. Es el significado que elegimos darle a esa pérdida lo que nos mantiene paralizados en una zona de confort por largos períodos de tiempo. Así, si creo que esa pareja que se fue de mi lado era "el amor de mi vida", entonces eso significa que siempre estará ese vacío porque ya no habrá opción para amar más o amar mejor. En otras palabras, es más fácil seguir sufriendo por el dolor, que enfrentarnos al esfuerzo de crear una nueva historia o un nuevo futuro lleno de posibilidades. ¿Cuál es tu frase que usas sobre esa pérdida que está pronosticando tu estancamiento? ¡Deja de aferrarte al pasado! En lugar de ello, construye nuevas experiencias de vida que te hagan vibrar en una nueva frecuencia cada día. Porque la vida vale la pena VIVIRLA, y no intentar RECREARLA en tu mente una y otra vez. Y finalmente como bien dice la cancion: "nadie se ha muerto con el filo de un adios". ‪

EL APEGO A LA VICTIMIZACION:

De todos los apegos este es el más riesgoso. Es la peor actitud derrotista que un ser humano pueda adoptar. Mientras no aceptemos que tenemos un rol para cambiar nuestro futuro, seguiremos condenados a un presente que no nos satisface, nos angustia, nos duele. La persona que está apegada a la victimización se observa a sí misma como el centro de los agravios que recibe de otras personas o de la vida misma. Los escuchamos decir frases como: "El mundo está mi contra", "Esta es la vida que me tocó" "Uno no es lo que quiere, sino lo que puede ser", "La vida no es justa", "Nadie confía en mí", "Me vieron la cara", “Esta es mi cruz”, etc. Aquí se incluyen todas las frases que impliquen culpar "hacia afuera" pero nunca reflexionar "hacia dentro" de nuestra propia persona en lugar de cuestionarnos "qué de lo que hice influyó para que esté sucediendo esto". El papel de víctima es una opción de vida que se elige, se adopta, se prefiere bien para llamar la atención o para evadir total responsabilidad por nuestros actos (si culpo al exterior de mi desgracia, entonces no soy responsable de mi situación actual). Pero en el pecado va la penitencia. Mientras que por un lado pensar así pareciera que nos libera de la culpa, por el otro esclaviza nuestra mente, ¡nuestro más poderoso recurso para tener éxito y ser felices! Nos condenamos en una prisión emocional por cadena perpetua. Es momento de ‪#‎DarleNext! a esta actitud de autocompasión y lástima. No seamos discapacitados emocionales. No permitas que los hechos "traumáticos" que has vivido sean tu carta de presentación eterna, pues recuerda que nadie desea estar al lado de una víctima. Desgracias, traumas y momentos difíciles todos los tenemos, todos los vivimos, todos los hemos sufrido. Pero tú eliges si te estancas en ellos o los usas para salir adelante. Recuerda que no es llorando tus penas que podrás superarlas. Es transformando esas penas en aprendizaje personal lo que te permitirá hacer nuevas elecciones frente a nuevos escenarios alejándote de las situaciones no deseadas.

Amigos, ¡dejemos de apegarnos a quien no nos valora, dejemos de sufrir eternamente por pérdidas irrecuperables, dejemos de quejarnos! Es hora de pasar de ser víctimas de las circunstancias a ser el creador y protagonista de tu propia vida que siempre has deseado y que además...MERECES!!! ¿Deseas Darle Next! a los apegos y vivir al máximo de tu potencial? Adquiere mis libros Dale Next! en las principales librerías sígueme en mi FB: Monica Venegas Independencia Emocional, Twitter: @MonicaVenegas, Youtube: Monica Venegas Next y adquiere poderosas herramientas para tu éxito y tu felicidad personal.

Monica Venegas