¡Comparte en tus redes!

¿Debe o no mi hijo ver Deadpool?

Ésta es la pregunta que millones de padres se han hecho en la última semana. La intensa e irreverente campaña de publicidad que se ha hecho de Deadpool¸ la ha convertido en la película que todos quieren y deben ver.

La cinta cuenta la historia de Wade Wilson, un mercenario que, tras un experimento clínico, se convierte en un mutante con la increíble habilidad de sanar rápidamente. Hasta aquí la trama es igual a la de cualquier otro superhéroe del universo Marvel; sin embargo, Deadpool no es el Capitán América, ni Iron Man. Cada una de sus acciones está motivada por la sed de venganza. En su mente no hay espacio para la justicia, la bondad y lograr la paz mundial.deadpool ok

Dicho esto, debes saber que, desde la preproducción de la cinta, 20th Century Fox aseguró que harían una adaptación completamente apegada al comic, por lo que la violencia, el sexo y hasta las drogas jugarían un papel importante en la trama.

Debido a ello, las autoridades estadunidenses le dieron a la película protagonizada por Ryan Reynolds la clasificación R; es decir, sólo podría ser vista por adultos. No obstante, en nuestro país, la historia es otra.

Las dos cadenas exhibidoras decidieron eliminar cuatro minutos de la cinta para lograr que Deadpool fuera catalogada como apta para adolescentes y adultos.

Lo cierto es que esos cuatro minutos no hacen la diferencia. La violencia gráfica está presente en la cinta. Lo mismo ves a Deadpool atravesar la cabeza de tres tipos con una misma bala, que desmembrar personas con su par de catanas.

Además de las explosiones y sangre, verás muchos cuerpos desnudos, referencias sexuales y lo que podríamos considerar un lenguaje altisonante.

Sin embargo, lo que caracteriza a Deadpool no es la violencia, sino su sentido del humor sarcástico y las constantes críticas a otras películas de superhéroes, en las que los personajes no tienen matices y básicamente son la representación de la bondad.

Así que, ¿debe ver tu hijo la película? Todo dependerá de su edad y el criterio que tenga. Definitivamente no es una cinta adecuada para los niños menores de diez años que idolatran a Iron Man o Thor, no sólo por la violencia o el contenido erótico, sino porque ni la trama ni las bromas tendrán sentido alguno. Para ellos, ver Deadpool serán dos horas de aburrimiento garantizado.

Ahora que, si tu hijo es adolescente, debes considerar la opción de ver la película con él. No sólo porque te permitirá evaluar sus reacciones y aclarar cualquier posible duda o malentendido, sino porque nada le impide ir al cine con sus amigos y verla.

Al final del día, la decisión es tuya.