¿Debo castrar o esterilizar a mis mascotas?

¡Comparte en tus redes!

¿Sabes cuántos perros viven en México? Hasta 2013, en el país había 22 millones de canes, según datos de la UNAM, la Secretaría de Salud y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). El problema es que sólo 30% de esos peludos tienen un hogar.

Así como lo lees 15.4 millones de perros deambulan por las calles de nuestro país sin tener algo que comer o sin contar con un techo en el que puedan resguardarse de las inclemencias del tiempo.

Si es cierto que hay muchas asociaciones y gente que dedica buena parte de su tiempo y dinero para rescatar a los peludos de las calles, pero sus esfuerzos no son suficientes. Aún hay muchos perros abandonados.

¿No crees que es momento de atacar el problema de raíz? Si esterilizáramos a nuestras mascotas evitaríamos que muchos animalitos sufrieran. Eso sin contar que al vivir en las calles se vuelven en un problema de salud pública, pues pueden transmitir decenas de enfermedades.

Antes que nada debes tener en cuenta que esterilizar no es lo mismo que castrar. La primera es un procedimiento quirúrgico que impide la reproducción y puede hacerse tanto a machos (vasectomía) como a hembras (ligadura de trompas). En ninguno de los dos se dañan los órganos sexuales y no se modifican sus procesos hormonales de las mascotas. Incluso las hembras siguen teniendo el celo.

Por otro lado, la castración implica remover los órganos sexuales. A las hembras se les extraen los ovarios y el útero, mientras que a los machos se le quitan los testículos. En ambos casos desaparecen los procesos hormonales y las hembras ya no tienen el celo.

¿Cuál es mejor? Cada caso es diferente. Debes consultar con el veterinario qué procedimiento le conviene más a tu mascota. Lo cierto es que diversos estudios han demostrado que los animales castrados viven más:

Machos (La castración evita que se desarrollen tumores testiculares, hernias perianales, tumores de gládulas hepatoides, tumores de glándulas perianales, tumores y quistes prostáticos)

  • perros (24% más)
  • gatos (36%)

Hembras (La castración evita embarazos psicológicos, infecciones en el útero como la piometra y algunos tumores mamarios).

  • perras (20%)
  • gatas (40%)

Seguro has escuchado que si castras a tu mascota, ésta engordará y le cambiará el carácter. Ambas afirmaciones son falsas. Los animales que no se alimentan de forma incorrecta tienden a engordar, con o sin genitales; así que lo que tienes que hacer es darle comida acorde a sus necesidades.

Por otro lado, la castración sólo modifica los comportamientos ligados a las hormonas como la territorialidad en los machos, así que no dejará de ser la mascota dulce y juguetona que tanto amas.

Así que…¿te animas a hacer algo por tus mascotas y todos los demás animales?

 

Fuente: La Crónica de Hoy, Bienestar Animal, Consumer