¡Comparte en tus redes!

Deja de tratar ligar tan insistentemente

Leonel Castellanos¡Chiquillos y chiquillas! No me dejen mentir, pero sí o no, cuando alguien te gusta (y mucho) quieres hacer todo, pero TODO lo posible por atraparle. Es normal, hay miedo al rechazo, miedo al fracaso, miedo al ridículo, hartas ganas de sobetearle, mariposillas en la panza que se sienten como pterodáctilos, y todo eso te afecta.

Está bien, hay que hacer que las cosas sucedan, hay que echarle ganas a la maniobra y lograr conquistar a esa persona que te sacude la alfombra pero hoy te quiero recordar que también es importante a veces, dejar de tratar.

Usemos una metáfora musical para entender este concepto. ¿Recuerdas el grandioso tema musical de Whitney Houston, “I will always love you”? Casi al final, hay un silencio musical, un golpe duro, y entra el último coro que es aún más potente que todos los anteriores. ¿Sabes por qué sientes tan potente ese regreso al último coro? Por el silencio que lo antecede.

Es necesario, en estos menesteres de atrapar a un humano, además de todo lo que sí haces para ligar, que a veces dejes de hacer, que dejes descansar al objetivo, por así decirlo, hacer un silencio y que con suerte en ese período de tiempo, te extrañe.

Ojo, no me refiero a que le apliques el tan molesto ghosting y te le desaparezcas o dejes de contestarle, NO. Me refiero a que si ayer tuviste un chat muy lúdico, divertido, romántico y sexy, hoy no le busques, deja que siga saboreándose lo rico de ayer y con suerte que te extrañe y te escriba a ti. Vas a buscarle sí y solamente sí tienes algo espectacular que decirle o que mandarle, si no, que te extrañen, y aguántese como los machos… o machas.

Lo mismo aplica en cuanto a no ser intenso o intensa. Me refiero al individuo o individua que escribe y comenta en toda publicación, lo hace diario, manda mensajes incluso cuando no le responden, etc, no lo hagas. Dosifica tu energía en un chat o una cita muy potente y luego vuelve a descansar unos días y sí ya lo has hecho por varios días y no hay respuesta, desiste por ahora, dale unas vacaciones, averigua el timing y tal vez reanudamos en unas semanas o meses, o no.

Bájale dos rayitas. 

Así mis chiquilines, la combinación de todas las ideasqueayudan que les he compartido en ésta página, con esto de dosificarte y de vez en cuando dejar descansar a la “víctima”, harán que tu chico o chica aprecie el doble tus esfuerzos y sienta que cuando apareces eres como el último coro de “I will always love you”… ESPECTACULAR.

Leonel Castellanos