¡Comparte en tus redes!

Depresión de fin de año

Armando FrancoEsta temporada de fin de año para muchos es una época que representa unión familiar, amor, amistad, festejos y diversión; sin embargo para otros, muy al contrario representa tristeza por no haber alcanzado sus metas, por problemas económicos, por la ausencia de algún ser querido, remordimiento por errores cometidos y por la ansiedad provocada ante los nuevos retos que presenta la vida.

A punto de terminar el año las personas toman consciencia del fracaso de no haber conseguido lo propuesto y esto se debe a que de manera repetitiva en sus vidas se fijan objetivos altísimos sumamente difíciles de obtener, sin darse cuenta que desde el planteamiento, el proyecto ya era un fracaso.

Al ser una época en la que la mayoría de personas festejan unidos con sus seres amados, esto produce un gran contraste y comparación involuntaria de aquellas personas que no tienen una buena relación amorosa familiar o amistosa o lleva a las personas a recordar bellos momentos pasados que jamás han de regresar, lo cual produce una profunda sensación de tristeza al descubrir la triste realidad presente al sentir su vida sumida en la mediocridad y frustración.

Lamentablemente la situación económica y política mundial no ayuda en nada. Esto provoca grandes situaciones de estrés. En las que observamos peligrosos conflictos internacionales, creando un aura de miedo e inseguridad a nivel mundial. Llegar a fin de año con deudas, sin poder vivir una celebración en abundancia, el no poder adquirir o regalar a los seres amados lo que desearían obsequiar, provoca tambien, el que el individuo se sienta muy mal, y al no poder cambiar esta realidad que enfrentan provoca que el individuo caiga en lo que llamamos depresión.

La depresión es una enfermedad que afecta a la mente y al cuerpo, produciendo cambios a nivel del sueño, el apetito y la percepción que tenemos de nosotros mismos y el mundo en general. La depresión no es una señal de debilidad y tampoco es una elección personal; la depresión va más allá del sufrimiento normal, si estás deprimido tendrás algunos signos y síntomas que pueden durar semanas o incluso meses y años si no se sigue el tratamiento apropiado.
Algunos signos y síntomas frecuentes en la depresión son:

  • Tristeza, ansiedad o sensación de vacío persistente.
  • Pérdida de interés en lo que antes producía placer.
  • Falta de deseo sexual.
  • Pérdida de apetito o aumento exagerado de apetito.
  • Pérdida de emotividad y deseo de vivir.
  • Sentimiento de desesperanza, pesimismo, culpa o inutilidad.
  • Problemas de concentración o memoria.
  • Incapacidad de tomar decisiones.
  • Dolores de cabeza o problemas gástricos continuos.
  • Ideas suicidas o de autolesión.

La depresión suele acompañarse de ansiedad y de dificultades en las relaciones familiares, de amistades y a nivel laboral.

Otra situación que se agrava con la llegada de las fiestas es el consumo excesivo de bebidas alcohólicas, que aunque puede ser también un síntoma de depresión, puede camuflarse fácilmente en medio del alboroto de las reuniones familiares y sociales. La gente se automedica y busca lo que sea para sanar el dolor, pero definitivamente, ni el alcohol o las drogas, ni comer de manera desenfrenada son un remedio, porque las consecuencias pueden ser fatales.

Yo les recomiendo que para este fin de año, las nuevas resoluciones sean planeadas en perspectivas reales y organizadas de manera que se puedan conseguir; asegúrate que tus objetivos sean realistas.

Comienza por dejar de ver como fracasos las metas que no lograste, ya que el pensamiento de fracaso obviamente es depresivo, y comienza a analizar qué aprendiste de éstas experiencias, qué hiciste bien, qué hiciste mal y qué dejaste de hacer. Si descubres la enseñanza atrás de esto, estas experiencias dejarán en automático de sentirse como un fracaso y simplemente las verás como un aprendizaje de la vida que te permitirá crecer y ser una mejor persona el próximo año.

Si al pasar estas fiestas la persona sigue sumida en este mismo estado de tristeza y desolación, entonces estaríamos hablando de una depresión clínica y seria recomendable el buscar ayuda profesional y someterte a una buena psicoterapia.

Armando Franco