¡Comparte en tus redes!

Desayunos para llevar a la oficina

Siempre será más importante tu salud que el trabajo, pero como la mayoría de los trabajadores del mundo, actúas como si fuera más importantes cumplir con las responsabilidades en tu oficina que cuidarte. Para no tener retardo optas por no desayunar y te sales de casa con el estómago vacío. Durante tu jornada, las tareas son tantas que tampoco te da tiempo de comer y te la pasas todo el día en ayunas

¡Estás completamente errada! (o errado), lo único que estás consiguiendo es elevar tus niveles de estrés y por ende, perjudicar a tus seres queridos. Además estás más vulnerable a enfermedades por tener bajas las defensas, y si tampoco has dormido bien, tu situación se agrava.

Desayunos para llevar a la oficina

Desayunos para llevar a la oficina

Lo primero que debes hacer es empezar a buscar la forma de dormir temprano. Así podrás madrugar y tener más tiempo para preparar los desayunos.

De acuerdo Vitonica, los expertos aseguran que no desayunar genera estrés y aumenta el habitual que ya tenías, debido a que la falta de glucosa desencadena un proceso un tanto nocivo para el organismo. El Mundo asegura que desayunar reduce el riesgo de una enfermedad coronaria; una investigación realizada en Estados Unidos con casi 27 mil personas durante 16 años demuestra que no desayunar aumenta las probabilidades de sufrir un infarto de miocardio en un 30%; el portal En Forma dice que no desayunar provoca ácido úrico, esto es porque aunque no coman, generan más grasa abdominal.

Ahora ya tienes argumentos para desayunar a partir de ¡mañana mismo! ¡No lo dejes para después! Es más, te aconsejamos que te vayas a desayunar ahora mismo.

Según Medi-M, un estudio de la Universidad de Alcalá demostró que el cereal ayuda a prevenir la diabetes. Por su alto contenido en cromo ayuda a prevenir múltiples patologías, fundamentalmente crónicas, como la diabetes. A continuación algunas ideas que te ayudarán a tener desayunos sanos. Su preparación no te quitará mucho tiempo y lo mejor, cuidas tu economía mientras proteges tu salud.

Ideas para desayunos rápidos, económicos y saludables

Avena con fruta

Media taza de avena con leche descremada (evita la avena instantánea), agrega una cucharada de germen de trigo o linaza en polvo. Luego agrega un cuarto de taza de fruta, pueden ser frambuesas, arándanos azules o fresas o una combinación de los tres. La avena acelera el metabolismo y te ayuda a adelgazar siempre y cuando no la combines con azúcar.

Pan integral

Usa pan integral y úntale crema de cacahuate, o mermelada. Agrégale arándanos azules, frambuesas y fresas y se hace como un sandwich. O bien, si te preparas desde la noche anterior (para que te de más tiempo) desayuna emparedados con aguacate, jitomate, cebolla y lechuga orejona. Puedes agregar cátsup y mostaza.

Licuado para las prisas

Si ya de plano se te hizo muy tarde, pero cuentas con polvo de proteína, te recomendamos echar una taza de leche descremada, dos cucharadas de polvo de proteína, un puñado de almendras y unos trozos de fruta en una licuadora. Licúa, toma y corre al trabajo. Lo importante es no salir con el estómago vacío.

Burrito de huevo y champiñones

Si te levantaste más temprano y tienes tiempo, pon en la sartén aceite de oliva extra virgen, dos cucharadas de champiñones en tajaditas y un huevo. Se revuelve y se cocina bien. Si tienes tortillas integrales puedes usarlas para hacerte unos tacos tipo burritos.

Sándwich derretido

Usa pan integral, ponle una rodaja de tomate y una rodaja de queso cheddar bajo en grasa. Rocía hojitas de romero picadas y mételas al horno para que se derrita el queso y el pan quede tostadito.

Cereal con granola y yogur

Puedes echar en un plato hojuelas de maíz (sin azúcar), en lugar de leche le pones yogur y agregas un poco de granola. Puedes agregar amaranto o algo de fruta, como papaya.

Verduras asadas

Asa las verduras a fuego lento. Es tan fácil que algunas van sin pelarse. Puedes agregar un poco de limón y te las comes con tortillas.