¡Comparte en tus redes!

Descubre cómo la Semana Santa te acerca a ti

GEORGETTE_riveraCuando escuchamos Semana Santa de manera inmediata viene a nuestra mente, sol, mar, relajación, esparcimiento; sin embargo, el hecho es que es una celebración de la entrada triunfal de Jesucristo a Jerusalén y comienza el domingo anterior a el Viernes Santo. En esta semana se conmemora la pasión, muerte y resurrección de Jesús de Nazaret y por tal motivo existen varias actividades litúrgicas que comienzan el Domingo de Ramos y terminan el Domingo de Resurrección, aunque en algunos lugares empiezan el viernes anterior llamado el Viernes de Dolores. La fecha de esta celebración varía año con año entre los meses de marzo y abril, dependiendo del calendario lunar.

 

Antes de la Semana Santa hay un período que se llama cuaresma y ésta termina en la semana de la pasión de Jesús en la eucaristía del Jueves Santo. El Viernes Santo se conmemora la crucifixión de Jesús, y la resurrección, en la vigilia pascual la noche del Sábado Santo previa al Domingo de Resurrección.

 

Hay que considerar que si esta conmemoración se celebra año con año, es porque nos permite renovar la fe en Jesús que vino al mundo a sufrir por nuestros pecados, y ¿qué significado tiene esto? Pues significa que Dios en su infinita bondad y misericordia nos ama tanto que envió a su hijo para limpiar con su sangre derramada al hombre del oprobio. Esto con todas sus letras puede sonar fuerte; sin embargo, es una oportunidad de entrar en estado de retrospección y recogimiento interior para renovar tu fe, haciendo un alto en las labores cotidianas y para contemplar el misterio pascual desde el corazón y tomar iniciativas frente al dolor verdadero del sufrimiento de Jesús, para de esta manera enmendar errores y corresponder a todas las infinitas gracias que el hijo de Dios obtuvo para ti: El poder entender la resurrección como una ventana que te vincula hacia la vida eterna y el perdón de tus pecados.

 

Más allá de asistir a una representación y entender todo lo que hay en ella, es también el hecho de ser capaz de luchar por la salvación de tu alma y conquistar la gloria personal a través de las batallas ganadas a la sensualidad de la inmoralidad y eventos que te retiren de la gracia y reconciliación con tu alma y a la paz que experimenta un corazón contrito.

 

El poder contemplar desde tu ser esta festividad cada año, es que puedas entender cuáles han sido tus fallas, si tu fe es real, si necesitas ayuda, si debes perdonar, si vas por buen camino, o bien, si necesitas darte cuenta de los sacrificios que otros han hecho para que tú estés cómodo y tranquilo y, que si bien es cierto nadie tiene porque hacerlo si tú no eres capaz de reconocer ese regalo en tu vida, es algo que tiene que dejarte un aprendizaje. El secreto de todo esto es saber enmendar a tiempo y reconocer que si alguien hace algo por ti no lo hace como obligación, lo hace por el infinito amor que te tiene y eso lo puedes diferenciar de las situaciones en las que las personas se acercan a ti por interés. El amor es un acto puro y verdadero como el que Jesús tiene por nosotros, sin esperar nada a cambio.

Perdona, rectifica y avanza. ¡Felices pascuas!

Con cariño, Georgette Rivera

Georgette Rivera