¡Comparte en tus redes!

Descubre cómo se inventó el vibrador

Dildo, consolador, vibrador, este juguete sexual suele recibir diversos nombres, pero su uso es el mismo: ayudar a proporcionar placer.

En los últimos años, este objeto pasó de ser prohibido o mal visto a ser un artículo básico para tener una vida sexual sana. Ya sea que lo hayas usado o no, ¿sabes cómo se inventó el consolador?

sorpresa chicaTe sorprenderá saber que el primer dildo data del siglo XIX, específicamente de 1880, cuando el médico británico Joseph Mortimer Granville decidió crear un aparato que ayudara a tratar la histeria femenina.

Debes recordar que, durante esa época, se consideraba que las mujeres presentaban cuadros de histeria si daban señales de ansiedad e irritabilidad, así como un abdomen distendido. Esta presunta enfermedad era atribuida al útero, por lo que su tratamiento consistía en un masaje pélvico.

En realidad, dicho masaje no era otra cosa que la estimulación del clítoris hasta llegar al orgasmo, o como se le denominaba en ese entonces “paroxismo histérico”.

Aunque este “tratamiento” se estuvo aplicando durante años en los consultorios médicos, fue en el siglo XIX cuando los galenos manifestaron que era una práctica tediosa, aburrida y que requería un gran esfuerzo físico.

Es en ese momento cuando el doctor Granville aparece con el primer vibrador y revoluciona la práctica médica.

Las mujeres de la época recibieron con buenos ojos este invento, tanto que comenzaron a pedir versiones móviles, pues querían tener uno en casa. La compañía Hamilton Beach escuchó sus demandas y en 1902 lanzó a la venta el primer vibrador eléctrico de uso doméstico.

Otras compañías se unieron al boom de los vibradores y lanzaron sus propias versiones, mismas que eran anunciadas como máquinas de masaje antiestrés, en revistas y catálogos de moda.

No es sino hasta avanzado el siglo XX cuando se revela que el tratamiento para la histeria no era otra cosa que masturbar a la mujer hasta llegar al orgasmo. Debido a ello el vibrador se convirtió en un objeto de perversión sexual y desapareció de los anaqueles de las grandes tiendas departamentales. Hoy en día, estos juguetes sólo pueden conseguirse en sex shops.

¿Qué te parece esta anécdota?