¡Comparte en tus redes!

Georgette Rivera

¡Descubre lo que dicen tus pies!

Desde hace muchos años me dedico a la Podomancia, que es la lectura de la planta de los pies, y que tal y como lo has visto con la cartomancia que se sirve de una baraja, o la quiromancia que necesita ver las líneas de la mano; la podomancia es una de las 236 mancias que existen y que a través de la planta de los pies, color, olor, textura, forma de las uñas, tamaño de los dedos, formaciones, malformaciones y deformaciones, puedes saber pasado, presente, futuro, karma, dharma, vidas anteriores, enfermedades, patrones repetitivos, etc., que se manifiestan en la energía de la persona y eso da como resultado una lectura personalizada que en el mejor de los casos ofrece uno o varios caminos a seguir.
Después de varios años trabajando de esta manera, hice una clasificación de los diferentes tipos de pies que existen.

 
Pies Helénicos

Son casi perfectos, dedos, uñas y pies son acordes en tamaño, parecen de una muñeca, les nombro así en alusión a Helena de Troya, los he visto en hombres y mujeres, sin callos o juanetes y las personas que tienen estos pies son de los pocos que se bañan de cabeza a pies y no de la cabeza a la rodilla como el común denominador. Son perfeccionistas, les gusta llamar la atención, ser el centro de atracción, les agrada que los elogien, y sí, muchos tienen talentos especiales en las artes. Existen dos cuestiones por las que tienen los pies tan perfectos, son espíritus muy viejos y puede que esta encarnación sea la última, o bien han sido espíritus muy rebeldes que no han querido evolucionar en vidas anteriores y regresan tratando de tomar conciencia sin lograrlo.

 

 

Pies Egipcios

Estos se distinguen por que el segundo ortejo (así se llaman los dedos de los pies, ortejos), es más grande que los demás, es como si fuera el dedo de E.T, son los raros de la familia, a los que les dicen hippies, brujos, magos, etc., siempre están interesados en temas del más allá, de los ángeles, del porque estamos aquí, a dónde vamos cuando morimos, si existe un cielo o un infierno y por supuesto empiezan con esas inquietudes a temprana edad, por lo que los padres actúan de diferentes maneras, no les hacen caso, los llevan al psicólogo, o bien, les dan por su lado. Se caracterizan por ser humanitarios, sensibles, abiertos, pero cuidado cuando se enojan, explotan y les cuesta mucho trabajo perdonar.

 

 
Pies de Tamal
Así como lo lees, son rechonchos, se salen del zapato, es como si los hubieran metido a presión; por lo general tienen más de tres uñas de cada pie enterradas. Son de carácter muy corto, se dejan de los demás, dependen de la opinión ajena, y siempre se hacen historias antes de que los hechos sucedan, tienen  un no en la boca y pretextos para todo, se tiran al piso para que los levanten y tienden a desarrollar enfermedades de vesícula, piedras en los riñones y el hígado. Les cuesta trabajo tomar la iniciativa en las relaciones, aguantan todo con tal de no ver a su familia destruída incluso infidelidades.

 

 
Pie Plano

Este pie es muy interesante, ya que tiene tres opciones, corregirlo ortopédicamente, no hacer nada o, después del tratamiento, que el arco se vuelva a vencer, así que si tu caso es el primero, podrás salvar cualquier tipo de obstáculo, por más difíciles que sean los embates de la vida lograrás salir de ellos y triunfarás. Si tu caso es el segundo, no te quejes si todo lo que haces fracasa, no te importa mucho lo que pase y piensas que los demás tienen que hacer las cosas por ti. Si tu caso es el tercero puede que necesites tener en cuenta hacerte alguna terapia de regresión para saber por qué aunque quieras, no puedes salir de situaciones difíciles.

Existen más tipos de pies, pero ya será en otra entrega que sigamos hablando de esas clasificaciones y su significado.

 

Cuida tus pasos, esos hablan mucho de ti.

Georgette Rivera