¡Comparte en tus redes!

Descubre por qué tu hijo debe seguir escribiendo a mano

¿Recuerdas tus primeros años de escuela y cómo aprendiste a escribir? Seguramente, odiabas las planas de bolitas y palitos, así como el centenar de veces que tuviste que repetir tu nombre, hasta que tu caligrafía era legible. Y si te costó tanto trabajo aprender, ¿por qué ya no escribes a mano?

Como tú, millones de personas en el mundo prefieren escribir en la computadora, el celular o la tablet, relegando al papel y pluma. En teoría, la tecnología ha hecho más fácil tu vida, pero sabías que el uso continuo del teclado o la pantalla táctil puede afectar el desarrollo del cerebro.escribir a mano

Al menos eso reveló una investigación en Neurociencia reciente, según la cual, el mayor daño se da en los niños que están aprendiendo a leer.

De acuerdo con el profesor Stanislas Dehaene, director de la Unidad de Neuroimagen Cognitiva, del Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica de Francia, aprender a escribir con una pluma es más beneficiosos que las habilidades del teclado, pues facilita la lectura y el desarrollo de la motricidad fina.

De hecho, la investigación con imágenes cerebrales ha permitido a los neurocientíficos entender que el aprendizaje de la escritura a mano y tocar un instrumento musical pueden cambiar la estructura del cerebro. Específicamente en las siguientes regiones:

  • Lóbulos frontales: Situados detrás de la frente, los lóbulos frontales están vinculados a la escritura, el habla, movimiento, razonamiento, juicio, planeación y resolución de problemas; sin contar que participan en funciones mentales superiores, como el reconocimiento de las consecuencias de las acciones y la memoria.
  • Lóbulos parietales: Participan en los procesos de escribir y leer, pues interpretan las palabras y el lenguaje. Además, combinan información sensorial, como la orientación espacial y navegación.
  • Lóbulos temporales: El proceso de escribir a mano ayuda a activar una colección de células en estos lóbulos conocidas como sistema de activación reticular, las cuales son vitales en la consolidación de información de corto plazo a largo plazo.
  • Lóbulos occipitales: Ubicados en la parte baja del cerebro, reciben y procesan la información que perciben ojos, misma que luego es enviada a otras partes del cerebro. Eso nos ayuda a leer y escribir, pues nos permite reconocer palabras, formas y colores.

Ahora ya sabes que para que tus hijos tengan un óptimo desarrollo, es necesario que los motives a escribir a mano. Por mucho que quieran un smartphone o una tablet, la tecnología podría retrasar su proceso de aprendizaje y limitar su capacidad cerebral.