¡Comparte en tus redes!

El día del trabajo

Adrian Gutiérrez ÁvilaEl lunes se conmemoro el día del trabajo, hoy en discursos se habla de logros sindicales (aunque los sindicatos son ya obsoletos y están a punto de desaparecer), de conquistas laborales y del bien estar y desarrollo humano de los trabajadores ¿pero que es el trabajo?

La Biblia dice que el trabajo es un castigo de Dios, cuando Adan y Eva son expulsados del paraíso son condenados a conseguir el pan con el sudor de su frente y sí, por muchos siglos esa era la principal finalidad del trabajo, conseguir alimento.

En tiempos antiguos el trabajo era sumamente físico, por lo que el hombre cambiaba su fuerza física a cambio de pan y un techo para él y su familia esas eran las necesidades básicas, no había escuelas, universidades, autos, celulares o viajes.

Aquellos que se especializaban en algún oficio podían disponer de algunos bienes materiales extras, algún trasporte, una casa más amplia o ropa más vistosa pero eran una minoría. Con la llegada de la revolución industrial la producción en masa creo una nueva clase obrera que llego a las ciudades en busca de ganarse ese alimento de otra manera, sin embargo las condiciones de esos empleos eran inhumanas ya que a diferencia del campo en una fábrica se podía laborar todo el día.

La revolución industrial trajo consigo la mecanización del trabajo, las huelgas, los derechos de los trabajadores, los salarios justos y la humanización de sus actividades, en el siglo pasado ya conquistadas esas prestaciones el trabajo cobro un nuevo significado, ya no era sólo para dar techo y alimento, ahora también se trabajaba para dar educación y herramientas para enfrentar mejor el futuro a las nuevas generaciones.

Nuestros bisabuelos invertían en escuelas, en libros, en capacitación, algo que le diera a sus hijos mejores trabajos que los de ellos, que se graduaran de una universidad que tuvieran mejores salarios y poco a poco se fue logrando.

Hoy en día, en la mayor parte del mundo, el porcentaje destinado a alimentación es mucho menor que hace un siglo, hoy destinamos gran parte de nuestro ingreso a otros satisfactores personales, sin embargo hoy también se trabaja para ser feliz, para auto realizarnos, para trascender. Nuestro trabajo tiene el objetivo de darnos una mejor vida donde podamos “vivir” si me permites repetir esa palabra, ya no se trata únicamente de comida, educación o un patrimonio, nuestro trabajo también nos da satisfacciones personales.

¿Y tú por qué trabajas? ¿Tienes un proyecto de vida para tus ingresos? ¿Eres feliz haciendo lo que haces? Si no, cambia de trabajo, la vida es muy corta para no lograr la auto realización.

Adrián Gutiérrez