¡Comparte en tus redes!

Dices no y aun así accedes a "obedecer" a tu pareja, cuidado

obedecer_parejaLlevas toda la tarde arreglándote para la boda de tu mejor amiga. Estás conforme con el peinado, el maquillaje y, francamente, estás enamorada de tu vestido. Simplemente, no podrías lucir mejor. Lo malo es que la felicidad no te dura mucho tiempo.

En cuanto llega tu novio, todo cambia. Basta ver su cara para saber que no está muy contento. Abre la boca, y en vez de halagarte por lo bien que te ves, te “pide amablemente” que te cambies, pues no piensa ir contigo a ninguna parte, mientras estés vestida así. ¿Qué haces?

Si eres de las que, aun cuando no quiere, se cambia, más vale que evalúes tu relación, pues podría ser que tu pareja esté ejerciendo violencia emocional sobre ti.

Tal vez creas que estamos exagerando y argumentes que tu pareja tenía razón, después de todo, el vestido no era tan lindo, pero… ¿con qué frecuencia cedes para darle gusto a tu pareja? Estamos de acuerdo con que, en las relaciones, hay que negociar y ceder un poco, pero no entendemos ¿por qué eres tú la única que lo hace?

Si sueles aceptar errores que no cometiste, o te sientes culpable por todo lo malo que ocurre en tu relación, es muy probable que tu novio tenga demasiado poder sobre ti. Recuerda que no tiene que golpearte o gritarte para obligarte a hacer lo que quiere. En muchos casos, el chantaje es más efectivo que la violencia física para hacerte obedecer.

Probablemente, a estas alturas aún no nos crees, por lo que sería bueno que te plantearas las siguientes preguntas. Tus respuestas te dirán qué tan propensa eres a “obedecer” a tu pareja, y si tu docilidad es fruto del amor o el miedo.

Vale la pena mencionar que no nos sacamos las preguntas de la manga. Se trata de un cuestionario diseñado por investigadores de la Universidad de Virginia. ¡Ah! Sólo hay dos posibles respuestas: sí o no, no se vale decir: a veces, no siempre, sólo pasó una vez.

Tu pareja…

  • ¿Se avergüenza o se burla de ti en frente de tus amigos o familiares?
  • ¿Demerita tus logros o desalienta tus metas?
  • ¿Te hace sentir como si no fueras capaz de tomar decisiones?
  • ¿Usa la intimidación, culpa o amenazas para ganar docilidad?
  • ¿Te dice qué ropa te puedes poner y qué no?
  • ¿Te dice qué tienes que hacer con tu cabello?
  • ¿Te dice que no eres nada sin él o ella o que no es nada sin ti?
  • ¿Te trata de manera brusca sin tu consentimiento (agarrar, empujar, pellizcar, empujar o golpear)?
  • ¿Te llama varias veces por la noche o se aparece para asegurarse de que estás donde dijiste que estarías?
  • ¿Usa drogas o alcohol como excusa para decir cosas hirientes o abusar de ti?
  • ¿Te responsabiliza por sus actos y sentimientos?
  • ¿Te presiona sexualmente a hacer cosas para las que no estás listo?
  • ¿Te hace sentir que no hay manera de terminar la relación?
  • ¿Te impide hacer cosas que quieres, como pasar el tiempo con tus amigos o familiares?
  • ¿Trata de evitar que te marches después de una pelea o te deja en algún lugar después de una pelea para “darte una lección”?

Tú...

  • ¿A veces sientes miedo de cómo tu pareja reaccionará o actuará?
  • ¿Te sientes responsable por los sentimientos de tu pareja?
  • ¿Pones excusas constantes a la gente por el comportamiento egoísta de tu pareja?
  • ¿Crees que puedes ayudar a tu pareja a cambiar o mejorar la relación solo si cambias algo acerca de ti?
  • ¿Tratas de hacer algo que no origine un conflicto o moleste o enoje a tu pareja?
  • ¿Sientes que sin importar lo que hagas tu pareja nunca está contenta contigo?
  • ¿Siempre haces lo que tu pareja quiere hacer en vez de lo que tú quieres?
  • ¿Te quedas con tu pareja porque tienes miedo de lo que haría si terminas la relación?

Si la mayoría de tus respuestas fueron afirmativas, debes aceptar que tu pareja te controla y ejerce violencia sobre ti.

Si aún no estás segura de que estás en una relación violenta, checa otras señales aquí.