Aprende a diferenciar los tipos de diabetes

¡Comparte en tus redes!

La diabetes se ha convertido en el enemigo íntimo de millones de mexicanos. La Encuesta Nacional de Nutrición 2012 reveló que 9.17% de la población adulta de nuestro país ha sido diagnosticada con esta enfermedad. Si incluyéramos a los niños que han aprendido a vivir con este padecimiento, seguramente, el porcentaje sería mayor.

Más allá de los números, vale la pena que profundicemos un poco en la enfermedad, para saber qué es la diabetes y cuántos tipos hay, así como los síntomas que te alertarán de que algo no está bien en tu organismo.

En primer lugar, debes saber que la glucosa es el combustible que da energía al organismo. Para que el azúcar que hay en la sangre entre a las células se necesita la ayuda de una hormona que produce el páncreas y se llama insulina.

La diabetes es el resultado de la incapacidad del organismo para utilizar la insulina. Sin embargo, el problema con esta hormona no es el mismo para todas las personas, por ello, la diabetes se clasifica en:

Diabetes tipo 1. Esta enfermedad se presenta normalmente en niños y jóvenes. Es considerada una enfermedad autoinmune, porque el sistema inmunológico ataca y destruye las células beta en el páncreas, las cuales son las encargadas de producir la insulina.

Debido a este daño, el páncreas produce niveles mínimos o nada de insulina, evitando así que la glucosa llegue a las células.

Las personas que han sido diagnosticadas con diabetes tipo 1 deben inyectarse diariamente insulina, vigilar sus niveles de glucosa y llevar una dieta estricta.

Los principales síntomas son: sed excesiva, hambre continua, necesidad de orinar frecuentemente, pérdida de peso, visión borrosa y cansancio extremo.

Diabetes tipo 2. Este es el tipo de diabetes más común. Tiene mayor incidencia en las personas mayores de 40 años. En la mayoría de los casos, la enfermedad está asociada al sobrepeso y la obesidad.

En la diabetes tipo 2, el páncreas produce los niveles normales de insulina, pero el organismo es incapaz de usarla. Esto provoca que la glucosa se acumule en la sangre.

Los síntomas se desarrollan gradualmente y no son tan evidentes como en el tipo 1. Las señales más recurrentes son: cansancio, orinar con frecuencia, sed extrema, pérdida de peso, visión borrosa e infecciones recurrentes.

Diabetes gestacional. Este tipo de diabetes se desarrolla durante los últimos meses del embarazo y suele desaparecer después del parto. Sin embargo, las mujeres que presentaron esta enfermedad, así como sus hijos, tienen mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en el futuro.

Este padecimiento se presenta entre el 2 y 5% de los embarazos y tiene mayor incidencia entre las afroamericanas, las latinoamericanas y las indias americanas; además de que suele presentarse en mujeres obesas y con antecedentes familiares.

Aunque no hay manera de prevenir la diabetes tipo 1, en los otros dos casos te recomendamos que adoptes un estilo de vida saludable. Recuerda que la actividad física regular y una dieta equilibrada son claves para gozar de una excelente salud.