¡Comparte en tus redes!

DIME DÓNDE TE DUELE Y TE DIRÉ DE QUÉ PADECES

GEORGETTE_rivera

Georgette Rivera

Tercera y última parte.

 
Desde hace dos semanas te has enterado de como el miedo afecta tu organismo y las implicaciones que llega a alcanzar cuando no eres capaz de superarlo, como de esa manera devienen padecimientos y enfermedades a tu cuerpo que contribuyen en la incapacidad del mismo por su falta de valor para enfrentar los problemas; así que para ilustrar más la manera en la que todo esto te afecta, te dejamos saber lo que le sucede a otros órganos vitales.

Infección: es provocada por un conflicto en la mente y al no poder solucionarlo y rehuir a ello entonces lo vuelve material. Si se quiere de verdad llegar a una mejoría hay que tener el valor de preguntarse lo siguiente: ¿Qué conflicto tengo al cual rehuyo?, ¿Qué problema me niego a reconocer? Si contestas de corazón sentirás una mejoría y en poco tiempo notarás que la infección ha cedido.

Problemas para respirar: la respiración tiene que ver con las polaridades, con llevar un ritmo que produce un proceso de intercambio, al no poder hacerlo de manera natural, quiere decir que hay barreras para dar y recibir, esta incapacidad no nos permite actuar de manera natural con el ambiente, con la madre tierra, con los semejantes, lo que produce aislamiento y una gran barrera para compenetrarse.

Asma Bronquial: dicho sea de paso es un estrechamiento de los bronquios por un espasmo de la musculatura plana y una inflamación de las vías respiratorias, acompañado de congestión y secreción de la mucosa, lo que provoca ahogamiento y espiración casi nula. Esta perturbación significa que la persona toma demasiado de la vida y al querer dar se queda sin aliento, por lo tanto hay en él o ella una pérdida del equilibrio, los polos tomar y dar no están equilibrados, son personas a las que les cuesta evolucionar ya que no pueden encontrar un ritmo interno, no toman, arrancan de la vida y lo acumulan, y a la hora de dar no pueden hacerlo porque no hay fluidez.

Vesícula: su función es almacenar la bilis que produce el hígado, misma que es un símbolo de agresividad. Cuando se producen cálculos biliares son un reflejo de energía petrificada y esto les ocurre, por ejemplo, más a las mujeres casadas y con hijos dado que para ellas la familia puede ser como una coerción de la mujer que no se atreve a liberarse.

Dolor de Cabeza: se produce por tensión en los vasos sanguíneos, y es una de las partes del cuerpo que con más facilidad reacciona al dolor. Cuando duele significa que el modo en el que se piensa es erróneo.

Lumbago y Ciática: cuando hay problemas en esta zona es muy simple: hay sobrecarga. La persona que hace caso omiso de esta situación empieza a sentir dolor y no es hasta que descansa que el cuerpo puede recuperarse. Tomar medicamentos es bueno para aliviar este malestar; sin embargo, quien de verdad en ese estado de descanso y reposo se toma el tiempo para reflexionar, es quien entonces puede llegar a disolver el dolor hasta un 95%. De no ser así, si no hay capacidad de reconocer de donde viene el problema entonces ahí hay complejo de inferioridad que sólo se suple con una demostración exagerada de responsabilidades para ayudar a el otro u otros.

Articulaciones: la inmovilidad de una articulación viene de una persona que se queda atascada en sus opiniones y formas de comportamiento, no son capaces de trasformar su entorno.

Morderse las uñas: es una castración de la propia agresividad, sea para niños o adultos.

Espero en gran medida haber ayudado en tu capacidad para poder reconocer qué es lo que te lastima, duele, enoja o frustra; empieza por ser sincero contigo mismo y expulsa de tu cuerpo cualquier emoción generada por el miedo y sácala, ahí dentro sólo te va a enfermar.

La salud es responsabilidad de ti mismo y de quien la trabaja.

¡Feliz semana!

Georgette Rivera