¡Comparte en tus redes!

¡Dios mío! Sálvame de mí misma

MARIESTHERCada día me sorprendo más de mí misma. Me sorprende esa enorme capacidad de boicotearme todo lo bueno que la vida me envía. Sin ir más lejos, el día de ayer me reencontré con un amigo de hace más de 20 años. Al saludarnos, se me quedó viendo de arriba abajo y me dijo: “Qué bárbara, qué bien estas, no has cambiado nada” y mi respuesta inmediata, hasta con un tono de enojo fue: “Claro que no, ¿estás loco? Eso no es cierto”.  Después de un silencio incómodo me di cuenta de que además de tratarlo mal a él, me traté muy mal a mí misma.

Llegué a mi casa muy molesta con mi reacción y entonces empecé a recordar todas esas veces en las que me he tratado mal y de distintas maneras.

  • Me trato mal cuando dejo de reconocer mis talentos y habilidades y me siento a esperar que otros resuelvan mis problemas.
  • Me trato mal cuando me conformo y dejo de luchar por mis metas.
  • Me trato mal cuando coloco a todos antes que a mí y no me doy tiempo para atenderme.
  • Me trato mal cuando no descanso lo suficiente por “pre”ocuparme de los problemas de todos.
  • Me trato mal cuando mantengo una relación tormentosa con alguien que no me valora y no me ayuda a crecer.
  • Me trato mal cuando como y bebo todo lo que no debo, sabiendo que mi cuerpo ya no tiene 17 años.
  • Me trato mal cuando hablo mal de mí mism@.
  • Me Trato mal cuando hablo mal de los demás porque solo demuestra mis propios defectos.
  • Me trato mal cuando abandono mi arreglo personal y  dejo de cuidarme.
  • Me trato mal cuando me doy por vencid@ y dejo de tener Fe en mí
  • Me trato mal cuando me suelto de la mano de Dios y pienso que ESTOY SOL@.

No nos tratemos mal. Si los otros ven la belleza que reflejas y se atreven a decírtelo, la única respuesta válida es……    G R A C I A S

Con cariño: Mariesther Martínez Eroza

Mariesther Martínez Eroza