¡Comparte en tus redes!

Distintas leyendas que hablan del temido Charro Negro

Una de las leyendas más contadas en México es la leyenda del Charro Negro, tiene muchas variantes, pero todas las historias se centran en el mismo personaje, un charro negro montado en un caballo azabache. Posiblemente hayas escuchado alguna de las siguientes variantes, te mostramos las distintas leyendas de este personaje.

1.- El hombre que vendió las almas de sus hijos. Hace muchos años en Pachuca vivían familias de mineros y jornaleros, entre ellos había un hombre llamado Juan, quien una tarde después de su jornada laboral se dirigió a una cantina y comenzó a quejarse de su suerte, mientras hablaba de su pobreza un charro alto y vestido de negro entró al lugar y le dijo: "Si quieres, tu deseo puede hacerse realidad". Muchos de los presentes se retiraron, pero Juan escuchó las palabras del hombre misterioso, quien le dijo que debía ir a la Cueva del Coyote, que en realidad era una vieja mina abandonada. Juan llegó al lugar a la hora acordada, pero no vio nada extraordinario, ya cuando estaba a punto de retirarse descubrió un agujero y una víbora que lo miraba fijamente. Juan se impresionó por el descomunal animal y decidió llevárselo a casa.

Distintas leyendas que hablan del temido Charro Negro

Distintas leyendas que hablan del temido Charro Negro

En casa metió al reptil en un pozo de agua que estaba seco, y tapo la entrada con tablas. Todavía estaba ebrio, así que la mujer no pudo preguntarle por qué había llegado tan tarde. Esa noche Juan soñó que la serpiente le hablaba y le decía: "Gracias por dejarme en tu hogar y permitir que yo entre en las almas de ustedes. Al despertar encontrarás en tu granero el pago por tu alma, si lo aceptas tendrás que darme a tu hijo varón". Juan se despertó y encontró en ese lugar unas bolsas repletas con monedas de oro. Tenía una niña y un bebé varón, pero esa misma mañana descubrió a su bebé despedazado en el pozo seco, ya no estaba la serpiente. El dinero lo consoló, pero más tarde la serpiente le propuso ampliar su fortuna a cambio de más hijos, Juan fue conquistando mujeres de otros estados de la república, las embarazaba y después iba a visitarlas exigiendo al niño para su crianza.

Juan murió y llegó el día en que lo estaban velando. Al velorio acudió el mismo Charro Negro que le propuso el trato años atrás en una cantina, y éste se dirigió al ataúd y dijo: "Juan, estoy aquí y vengo por el último pago". Al instante el Charro desapareció y dejó un olor a azufre, los presentes se asomaron al sarcófago y vieron sólo un esqueleto. Desde entonces se dice que el Charro ofrece monedas de oro a quien esté dispuesto a entregar su alma y la de sus familiares.

2.- El Charro Negro te da dinero. Un hombre llamado Gabriel tuvo un encuentro con el Charro Negro, la historia la relata el canal de YouTube Lo Más Cercano a lo Paranormal.

3.- El bebé que miró el Charro Negro. Otra versión de la leyenda del Charro negro es la que cuenta el escritor José Luis Domínguez en su libro "Diez leyendas de Cuauhtémoc", habla de un hombre robusto vestido de charro negro, con un látigo y botas con espuelas plateadas, cantaba y hacía resonar su látigo, todos decían que ese hombre estaba loco. ¿El motivo de su locura?, comenzó en su juventud, tuvo una vivencia traumática cuando trabajaba en un rancho como caporal.

Después de reparar una cerca se dirigió a casa montado en su caballo El Palomo, adelanto vio un pequeño bulto que iba tomando forma mientras se acercaba, era un canasto con unas cobijas. Su caballo reparaba y no quería acercarse, así que lo amarró a un árbol y se acercó al lugar. Al mirar al interior descubrió a un bebé con la piel blanca, no sabía quién lo había abandonado, así que lo cargó y se dirigió a su Palomo, éste comenzó a relinchar y pararse sobre sus patas traseras y a lanzar coces por todos lados, el hombre se impresionó y se alejó de su caballo, al hacerlo notó que el equino se tranquilizaba, miró a la criatura y le dijo al bebé: "Parece que no le caíste bien amiguito, ¿dónde estará tu madre?". Se sentó sobre una rama gruesa que descendía de un árbol hasta casi llegar al suelo. Le hizo cariñitos al niño y le dijo: "¿Cómo es que te dejaron abandonado?… tan precioso… tan gracioso…". En ese momento de la boca del bebé salió una voz horrible y cavernosa que dijo: "Y también tengo dientitos". Su rostro se transformó y los ojos se le tornaron rojos, de sus labios ahora asomaban colmillos.

El bebé que miró el Charro Negro

El bebé que miró el Charro Negro

—¡Sagrado corazón de Jesús!—, grito el joven caporal arrojando al mismo tiempo a esa horrible figura, montó en su caballo y se alejó del lugar, al llegar a su rancho lo hizo hablando incoherencias, una forma de hablar que lo caracterizó tiempo después, razón por la que lo llamaban "loco", se enfermó de fiebre por tres días. Se recuperó de su enfermedad, pero no de su locura, a los tres días hizo una desviación del camino, cercó el acceso al sitio donde vio al extraño ser y puso un letrero que decía: "Prohibido el Paso, tome su ruta a la derecha, camino inservible". Quienes ignoran el letrero y se internan en el camino salen diciendo incoherencias y listos para entrar al manicomio.

4.- El caballero amable. Hace muchos años, un caballero amable vestido de charro y montado en un caballo negro se paseaba por la Ciudad de México, su aspecto era elegante y usaba un sombrero de ala ancha, se acercaba a las jóvenes que caminaban solas y ellas se sentían atraídas por su mirada elocuente y sus palabras cálidas. Una joven llamada Adela se sintió atraída y aceptó montar con el jinete, cuando estuvo arriba del animal el equino azabache creció al doble del tamaño y ardió en llamas, ella no pudo escapar. Algunos vecinos salieron en su auxilio pero nada pudieron hacer, ella se había marchado con el diablo.

5.- El Charro que no va hacia las iglesias. Hay quienes aseguran que este caballero ofrece compañía a cualquier paseante, no debes aceptar su invitación de subir a su caballo, si lo haces te llevará al infierno, pero si no lo haces simplemente te acompaña, si tu camino se dirige a una iglesia el Charro Negro se despide amablemente y se marcha.

Cosas que no sabías de la leyenda de La Llorona, en este enlace.

Cosas interesantes que quizá no sabías de La Planchada, en este link.

¿Te gustan los autos y viajar en carretera? Conoce la historia del Coronet, aquí.