¡Comparte en tus redes!

Domina el arte de besar en el cuello

Besar y acariciar el cuello es un arte que puede llevarte a tener el encuentro más erótico de tu vida. ¿Te gustaría aprenderlo? ¡Aquí te decimos todo lo que debes saber!

Diseño sin título (12)

Enloquécelo

Comencemos con las mejores formas de besar el cuello de un hombre.

  • Sorpresa. Espera a que esté distraído y estando detrás de él, agárralo por el cuello y besa la zona que está atrás de su oreja. Cuando se gire, pasa tus brazos por detrás de su cuello, asegurándote de acariciar suavemente la piel de esta parte del cuerpo. Acércalo a ti y bésalo intercalando algunos mordiscos.
  • Ternura. Comienza a besar su cuello como sueles hacerlo, sólo que deberás hacer pequeñas pausas entre un beso y otro para elevar la expectación. Procura usar tus pestañas para hacerle cosquillas en la piel.
  • Deslízate. Esta técnica es tan sencilla como efectiva. Todo lo que tienes que hacer es besar su cuello y no levantar los labios de su cuerpo. Deslízalos de arriba hacia abajo, muévete hacia la oreja o ve hacia su pecho.

Llévala al éxtasis

Si estás buscando trucos para besar el cuello de tu novia, esposa o amiga con derechos, aquí tenemos unas sugerencias:

  • Cabello. Si la chica en cuestión tiene el cabello largo, bastará con moverlo hacia un lado de su cuello para provocarle una serie de escalofríos eróticos. Mientras lo haces, puedes darle pequeños mordiscos desde el nacimiento del cabello hasta la clavícula. ¡Estallará de placer!
  • Boca abajo. Ya sea que estén en la cama o parados contra una pared, debes colocarte detrás de ella. Comienza besando su nuca. En cuanto notes que sus músculos de contraen, intercala los besos como lamidas y mordiscos.
  • Ataque simultáneo. Si de verdad quieres enloquecerla, debes estimular al mismo tiempo la parte posterior del lóbulo de la oreja y la zona en la que el cuello se une con la clavícula. Deja que tu lengua se enfoque en la oreja, mientras tus dedos acarician su clavícula.

En ambos casos te sugerimos que utilices tu respiración para volver loca a tu pareja. No importa si es hombre o mujer, al exhalar delicadamente sobre su cuello excitarás sus terminales nerviosas. Si quieres mejorar la experiencia, intercala las respiraciones con los besos.