¡Comparte en tus redes!

Échame la sal

GEORGETTE_riveraColoquialmente pensamos que cuando algo malo nos sucede es porque nos echaron la sal; sin embargo, ¿cómo podemos pensar que un elemento que la Madre Tierra nos ha dado para limpiar y conservar el planeta puede hacernos daño?, ahora mismo sabrás lo maravilloso que es este ingrediente.

¡Pásame la sal! es lo que escuchas todos los días, y en realidad ¿te has preguntado de donde proviene la sal que se utiliza en casa? porque no es lo mismo la sal de mina que la sal de mar; así que si eres de los que utilizan sal de primera calidad, te interesará saber que la sal de mina, es la sal de roca; presenta un 85% de cloruro de sodio y un 15% de impurezas. Todos los yacimientos de esta sal se formaron hace casi 250 millones de años en el periodo Jurásico, en lo que conocemos como la Pangea los continentes estaban unidos y al paso del tiempo, según la evolución de cada era geológica, grandes extensiones de la Tierra se elevaron y algunos mares se volvieron desiertos. Los minerales son solubles en el agua de forma distinta y también se precipitan en un orden determinado, de esta manera se deposita el yeso y por consiguiente el sulfato de calcio y en último lugar las sales presentes en el agua, como puede ser el cloruro sódico.

La sal del Himalaya por ejemplo no es más que cloruro sódico con otros elementos, tales como: hierro, zinc, yodo, calcio, magnesio, manganeso, fluor, cromo, cobalto, cobre y oro.

La sal de mar se obtiene por medio del agua de mar, se lleva a algunas lagunas o charcas, y por efectos de la exposición prolongada al sol y el viento, el agua se evapora y se origina el grano de sal. De ahí se somete a lavado y molienda en seco y por eso sus granos son triangulares, más puros y no tan blancos, con un alto contenido de micronutrientes.

Estas son las doce sales que tienes que conocer:

Sal Iodatada: está hecha por la universidad de Helsinki, es rica en magnesio y ayuda a reducir la presión arterial (hiposódica); es la sal más baja en sodio, con 56% de cloruro de sodio

Bio Sal: combina el cloruro de sodio que usa la sal comercial con cloruro de potasio, esta combinación beneficia la reducción de la presión arterial. Su sabor es un tanto agrio y sabe menos salada que la de mesa, se recomienda a quienes quieren reducir su consumo.

Sal Ahumada: se somete a una transmutación, para absorber los humos y obtener un sabor diferente. Se dice que aporta sustancias tóxicas al organismo y que puede contener sustancias que resultan cancerígenas.

Sal Kosher: cumple con estándares establecidos que la colocan como una sal de gran calidad, como la Celta o la del Himalaya.

Sal Hawaiana o roja: procede de Hawai, de la arcilla volcánica y contiene óxido de hierro, se extrae naturalmente y se asemeja a la sal marina.

Sal Orgánica: ésta no contiene moléculas de carbono, está compuesta por minerales. El que sea llamada orgánica no quiere decir que sea de alta calidad dado que no posee una autorización por la FDA. Lo que la puede convertir en orgánica es que no contiene aditivos.

Sal Kala Namak o negra: se extrae en las minas de la India y su color se debe a las impurezas sulfurosas que le dan un sabor especial.

Sal de Epsom: se extrae de la región inglesa de Epsom, y no es sal propiamente porque no contiene cloruro de sodio sino sulfato de magnesio. No debe usarse como sal de mesa, pues puede causar efectos en el metabolismo, es mejor usarla para pediluvios o cosméticos.

Sal Bambú: viene de Corea y se hace con sal de mar pura que se introduce en cañas de bambú que son selladas con arcilla. Al subir la temperatura se da una reacción química entre la sal, el bambú y la arcilla; de esta manera la sal absorbe los minerales y nutrientes, en tanto que el bambú los contaminantes.

Flor de Sal: se encuentra en México, España y Portugal; se hace de manera artesanal, se obtiene al retirar la capa superior de sal en los bancos. Su elaboración es limitada y su contenido nutricional más alto.

Sal Celta: su elaboración es igual que cualquier sal de mar, con la única diferencia de que nunca toca un metal.

Sal del Himalaya: es notoria por su estado de pureza por las grandes alturas a las que está sometida, su extracción es muy costosa ambiental y económicamente.

Ahora ya lo sabes, elegir la sal que deseas en tu vida depende de ti.

Feliz y bendecida semana.

Georgette Rivera