¡Comparte en tus redes!

Qué es un eclipse y cómo nos afecta

Un eclipse solar es el evento astronómico que se produce cuando la Luna oculta al Sol desde la persepectiva de la Tierra. Este fenómeno solo ocurre en la fase de luna nueva, que es cuando los dos astros están en conjunción.

Existen 3 tipos de eclipse solar:

  1. Parcial: Es cuando la luna no alcanza a cubrir en su totalidad al disco solar que aparece como menguante (como lo vimos el día de ayer en la Ciudad de México).
  2. Total: Parte de una franja (punto total) en la superficie de la Tierra y es cuando la Luna cubre por completo al sol. Fuera de la banda de totalidad el eclipse es parcial.
  3. Anular: Ocurre cuando la Luna está próxima a su apogeo y su diámetro angular es menor al del Sol. Por lo que en la fase más alta permanece visible un anillo del disco solar, esto se da en la banda anular, y fuera de ésta el eclipse es parcial.

Los eclipses desde la antigüedad han sido muy importantes, el eclipse de Sol más antiguo del que se tiene registro ocurrió en China el 22 de octubre del año 2137 a.C. Es importante señalar que el hecho de ver un eclipse no es cosa de juego ya que puede en muchos casos, poner en riesgo la salud del observador si no se toman las debidas precauciones, pues al observarlo por tiempo ilimitado es causa de quemaduras en la retina y, en el peor de los casos, puede provocar ceguera permanente. Existen algunas formas de mirarlo sin tener consecuencias, pero siempre y en cada caso en particular se debe consultar si existe una manera segura de verlo; para tales efectos hay lentes especiales y filtros solares los que de cualquier modo solo protegen por unos segundos. También se puede ver a través de binoculares, más hay que tener cuidado porque nunca se debe ver el sol directamente desde ahí, se debe hacer con un filtro especial pues de no hacerlo, es cierto que produce quemaduras instantáneas en la retina; el telescopio es un instrumento propicio par ver un eclipse, ya que la luz del sol  pasa a través de él y se proyecta sobre una superficie lisa.

Ahora bien, antes del eclipse a nivel energético se pueden dar muchas cuestiones retrogradas: problemas, situaciones que no permiten el fluir de los acontecimientos, estancamiento, dificultades en la comunicación, etc.; sin embargo, una vez que transcurre, todo empieza a acomodarse, las personas van tomando su lugar en el aquí y en el ahora alcanzando un balance interno, emocional, físico y mental; o sea, todo se alinea y la energía se vuelve más suave y ligera.

 

Que tengas una bendecida semana.

Georgette Rivera

Kris Durden