¡Comparte en tus redes!

Eclipse solar del 21 de Agosto de 2017

Adrián Gutiérrez ÁvilaEl lunes pasado tuvimos un eclipse parcial de sol en nuestro país, los comentarios que se publicaban en redes sociales al respecto iban desde instrucciones correctas de lo que iba a suceder y como evitar peligros al observarlo directamente hasta publicaciones apocalípticas donde se anunciaba el comienzo del fin del mundo.

Esto me hizo remontarme al momento en que llegaron los españoles a nuestro continente, generalmente vemos a los europeos como naciones sumamente modernas y avanzadas en todos los campos de las ciencias a su llegada a América, sin embargo no lo eran. Los europeos principalmente españoles llegaron dando gracias a Dios de que la tierra no era plana y no se cayeron al vacío como muchos creían que sucedería. Hay que recordar que Colon fue el primero en afirmar que la tierra era redonda y no plana. Por aquellos entonces también en Europa se creía que la tierra era el centro del universo y que el sol, la luna  y las estrellas giraban en nuestro entorno.

En América y sobre todo los mayas que después heredarían su conocimiento de los astros a otros imperios mesoamericanos tenían cálculos exactos del tiempo, los mayas sabían que la tierra era redonda y que nosotros girábamos alrededor del sol, tenían un cálculo exacto de los días de año incluido el año bisiesto, tenían pirámides que referían el inicio de las estaciones del tiempo, calculaban el paso de comentas cerca de la tierra y también calculaban con precisión los eclipses solares como el del lunes.

Los españoles no entendieron el avance en ciencia que los americanos tenían e hicieron lo más cómodo y fácil que se hacían en ese tiempo, decir que eran cosas del diablo y brujería. Muy pocos españoles hicieron algo por entender, aprender y preservar todo ese conocimiento, decidieron destruirlo e imponer sus teorías, las cuales eran muchas de ellas erróneas (también en América se tenían teorías y creencias erróneas sin embargo había mas apertura a la búsqueda del conocimiento)

Hoy mi pregunta a todos los que me están leyendo es ¿a quién nos parecemos más? A los europeos que se creían más evolucionados, con la mente cerrada a nuevos conocimientos,  que creían que su verdad era la única a pesar de que muchas de sus teorías eran erróneas o a los americanos que ansiaban encontrar explicación a todo lo que les rodeaba e iban más allá  que adjudicarle todo a al poder de Dios.

Nos leemos el próximo miércoles.

Adrián Gutiérrez