¡Comparte en tus redes!

Educación financiera como una materia más en los colegios

gabriela_montielEn México, la educación financiera ha sido relegada durante muchos años mientras en otros países desde hace décadas se ha integrado la educación financiera en los programas educativos para que los niños y jóvenes se gradúen con suficientes conocimientos para manejar su dinero; aquí apenas tiene calidad de “propuesta”. En el mes de mayo del año 2013 el presidente Enrique Peña Nieto dio a conocer que durante su gobierno se incorporarán temas de educación financiera en los programas de estudio en nivel básico y medio. Uno de los puntos contenidos en su Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2013-2018. Desafortunadamente han pasado ya 3 años y no hemos visto nada; y lo peor es que es urgente que empiecen a trabajar en la materia.

Investigaciones han demostrado que hay una relación directa entre la edad del alumno de primaria, secundaria e incluso la prepa; y la capacidad de recepción, retención y aprendizaje; por lo tanto es la edad ideal para adquirir todo tipo de conocimientos; así que por ese lado no hay ningún problema en dar educación financiera.

Proporcionar una educación financiera para los niños y los jóvenes es un componente importante en la transición de la niñez a la edad adulta y la formación de ciudadanos financieramente responsables. La OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) informa que “la educación financiera debe comenzar en la escuela. Las personas deben ser educadas acerca de los asuntos financieros lo antes posible, sostiene que la falta de educación financiera en el mundo globalizado moderno hace a los individuos y las familias sean más propensas al endeudamiento y la quiebra.

Los niños y jóvenes que adquieren conocimientos financieros desde temprana edad serán capaces de confrontar mejor los desafíos de aprender administrar su propio dinero. Aprenderán a ahorrar, a postergar la gratificación, a ser un consumidor inteligente, a poner a trabajar su dinero (invertir), desarrollar sus personalidades, talentos y aptitudes y vivir una vida plena satisfactoria dentro de la sociedad y lograr sus objetivos. Tendremos emprendedores económicamente empoderados dotados de conocimientos financieros necesarios para convertirse en agentes activos capaces de transformar sus comunidades y sociedades.

En nuestro país es cada vez más fácil acceder a servicios financieros, pero esto se convertirá en una bomba de tiempo si no se educa a la población para que aproveche al máximo este tipo de servicios. Si los padres no saben manejar su dinero, cómo podrían enseñarle a los niños. Lo mismo pasa en los colegios se requiere de capacitar a los profesores en este tema, para que puedan transmitirlo a sus alumnos.

No sabemos cuándo el gobierno incluirá este tema en los planes de estudio de nivel básico y medio, lo que es cierto es que ya no podemos darnos el lujo de esperar a que lo haga y de que nuestros hijos crezcan sin educación financiera es de suma importancia buscar terceros especializados en la materia que ofrezcan este tipo de educación; las personas deben preocuparse por aprender a aprovechar hasta el último centavo de sus ingresos. Sólo de esa forma tendremos la oportunidad de hacer de la educación financiera un impulsor del bienestar social y una base para el desarrollo. www.finanzaspersonalesmexico.com

Gabriela Montiel