¡Comparte en tus redes!

El agradecimiento es la Llave Maestra

Martha-SanchezNos enseñaron desde chiquitos las palabras de “Poder”, “Por Favor” y “Gracias” ¿Te acuerdas? Ahora más grandes podemos analizar estas palabras y su contenido.

Sabemos que las palabras tienen una energía, un poder, una vibración e intención. Piensa, ¿Qué hay detrás del “por favor”? La súplica, el ruego.

Inconscientemente hay una emoción de miedo, de duda. Desde: ¿Por favor me permite entrar a su baño? En una tienda, hay 2 posibilidades que me dejen entrar o que me digan, que no es público y que saliendo al final del corredor a la derecha están los sanitarios. Claro que no quiero decir que no pidas las cosas “por favor”, en el sentido Metafísico se refiere a lo que hay detrás, meta=más allá. Metafísico=más allá de lo físico.

Cuando pedimos a Dios, al Universo o a la Conciencia Superior, (según en lo que creas) desde el, “te suplico, te lo imploro, te lo ruego” sea lo que sea que pidamos, lo que hay detrás es miedo. Miedo a que no se cumpla, a que no me llegue, a que no se pueda.

El agradecimiento por otro lado, tiene una energía detrás de confianza, certeza, de que sí se puede, de que hay, me llega y que lo merezco. Recuerda que el trabajo mental y emocional, es individual, sólo tú piensas en tu mente, sólo tú sientes en tu corazón, sólo tú vives en tu cuerpo.

Se dice que: “nadie puede sudar calenturas ajenas”. El agradecer al recibir un favor es educación, hay quienes ni entonces dan las gracias.

Pero la magia sucede cuando se agradece de antemano. El agradecimiento es una energía tan alta, vibra muy rápido y es por esto que atrae a la experiencia velozmente. Cuando agradecemos aquello que queremos, antes de tenerlo, estamos poniéndonos en la sintonía correcta para atraer eso que queremos experimentar. Es lo que se conoce también como: “la Ley de la Atracción”. Las Emociones, son energía en movimiento. El miedo también es una emoción que atrae experiencias de su misma vibración.

¿Qué miedo, a que me pare un policía?, porque me doy cuenta que hoy no circula mi coche y no acabo de pensarlo, cuando aparece la patrulla pidiéndome que me detenga. Pero si no me doy cuenta hasta llegar a mi oficina, pienso, que suerte que no me vio un policía.

Sin darme cuenta, que son los pensamientos cargados de emoción, lo que hace que se manifieste, positivo o negativo, yo escojo conscientemente o inconscientemente, pero yo decido.

Parece de locos agradecer algo que todavía no tienes, por ejemplo: no tener una pareja, querer una pareja y agradecer al Universo por mi pareja ideal, si la gente oyera esto nos diría, ¿Qué agradeces? Si ni pareja tienes. Otro ejemplo es: si estoy buscando trabajo y en lugar de quejarme porque no encuentro trabajo, me enfoco en agradecer mi trabajo ideal, ese trabajo que tan feliz me hace y soy muy bien remunerado por ello. ¿Ves la diferencia?

Antes igual pensábamos que de tanto quejarnos de nuestro trabajo, un día quizá, a lo mejor el Universo nos daría un mejor empleo. Pero no funciona así.

Te invito a que lo intentes, me des el privilegio de la duda y que en lugar de quejarte o pedir desde el miedo, lo hagas usando la Llave Maestra, que es el agradecimiento. No tienes que hacerlo en voz alta, ni frente a nadie, porque entonces si van a pensar que ya te perdieron jajaja. Calladito te ves más bonito, simplemente agradece desde tú corazón con la seguridad de que sí hay. “El sol sale para todos”

Bendiciones

Martha.

Martha Sánchez Navarro