¡Comparte en tus redes!

Edelmira Cardenas

EL ARTE SENSUAL DE LA LENGUA

Besarse y abrazarse es una de las maneras más excitantes de comunicar el amor y la pasión, con ello, transmiten sentimientos de seguridad, amor y comodidad física, pero gracias a la lengua se puede dar rienda suelta a la excitación, saboreando la esencia de la pareja en toda su plenitud.

 

La creatividad y la imaginación hacen que los seres humanos usen todas las partes posibles del cuerpo para generar placer. Cuando una pareja que comparte sentimientos de amor desea demostrar su afecto, una de las primeras acciones que realiza es besar, la lengua produce placeres a través del beso que sustituyen a otras formas de sexo cuando éstas no están permitidas. Esto explica porqué al principio de las relaciones de parejas, el beso sea intenso desde el principio y fin. La lengua forma parte importante de lo que queremos comunicar al ser amado (besos tiernos, profundos, húmedos, deleitables, lentos, interminables, succiones, en donde la lengua a veces llega hasta la campaniña).

 

Para aprender a sacar el máximo partido a la lengua debemos de reconocerla como un instrumento sexual eficaz para dar placer y ofrecer a tu compañero (a) un masaje de cuerpo entero mediante lametones, succiones, mordisqueos y soplidos. Desarrolla el control y la sensibilidad de la lengua y los labios, y conoce los íntimos placeres del sexo oral.

 

La lengua es el órgano más fuerte del cuerpo en relación a su tamaño y tomando en cuenta que no tiene hueso, se puede erectar , y fácilmente puede simular una erección. Asimismo, puede adoptar actitudes distintas de acuerdo al arte amatorio del momento, a veces se pone blanda y se deja acariciar, pero cuando es dura, penetra, vibra de diferentes maneras, con textura perfecta, sin duda, lo más parecido a un pene, se mantiene húmeda, suave y a buena temperatura.

 

Para dar inicio al reconocimiento del mapa sexual corporal, se debe de tomar en cuenta la importancia de la higiene bucal. Dientes y encías limpios serán la base de un aliento fresco, porque en algunas ocasiones esperas que te sepa maravilloso un beso, y a lo único que te sabe a su última comida de quién besas. Las manchas y el olor derivados del tabaco no son agradables, por ello, es importante que se preste atención al uso de diferentes productos bucales compuestos de hierbas olorosas. cebollates alimentos como: to ammentos con especias como el ajo, la cebollasepa maravilloso un beso, y a lo ne bucal. Dientes y

 

Si vas a tener un gran momento amoroso y pasional evita consumir diferentes alimentos como: especias como el ajo, cebolla (al menos que los dos hayan comido juntos), melón, pápalo, café, salsas grasas, embutidos, quesos fermentados o el alcohol. Para un momento de emergencia, siempre trae contigo unas pastillas de menta, mastica un trozo de limón después de las comidas, utiliza caramelos de menta fuerte o chicles sin azúcar, sprays contra el mal aliento, o pide una manzana de postre te ayudará a limpiar tu boca.

 

Los labios sensuales son blandos. Para mantenerlos suaves y sin grietas, es conveniente la aplicación de bálsamos protectores o cremas en caso de mucho frío.

 

Ya superado todo lo anterior, para dar inicio al arte amatorio debes saber que los labios y la boca envían señales químicas a los genitales, también pueden hacerlo otras zonas del cuerpo. La piel es la zona erógena más grande de nuestro cuerpo, el recorrerla con labios y lengua, es una fiesta de placer, sensualidad y erotismo.

 

Por lo general los amantes van directo a los genitales para garantizar la excitación, pero es necesario empezar por otros lugares que logran disparar aún más la adrenalina de la pasión, por ejemplo recorrer con la lengua la cabeza, el cuello, la nuca y la cara (ojos, cejas, bajo la barbilla, la punta de la nariz, las orejas), los dedos de las manos o pies (la piel en esta zona es delgada, delicada y sensible), los brazos y los muslos. Besa la boca de tu pareja un poco y después lame otra parte del cuerpo, mordisquea suavemente su cabello, regresa nuevamente a besarla (lo), prueba a mover tu lengua en el interior de los labios de tu pareja.

 

Al lamer y mojar su piel con la lengua, puede llevarlos a un estado alto de excitación sin tener siguiera que tocar sus genitales, al estar inmersos en una relación cálida y sensual, no debe haber reglas fijas en cuanto a la hora y el lugar de un contacto sexual, tengan alimentos frescos a tu alcance que puedan extenderse por el cuerpo, retirarse con los labios o con la lengua. Deben de prestar mucha atención a las reacciones de tu pareja para descubrir cuáles son las partes del cuerpo que mejor responden.

 

Besar el cuerpo es una forma de conectar con el interior de la persona a través de la intimidad y la adoración, verlo como un templo de placer, sin límites, ni prisas, explorarlo y descubrirlo es parte de la diversificación de vivir una sexualidad más plena y satisfactoria.

 

Edelmira Cárdenas