¡Comparte en tus redes!

El éxito no te encuentra, se busca.

 

Adrián Gutiérrez

Adrián Gutiérrez

El domingo 28 de febrero dos mexicanos exitosos lograrían de nuevo el más alto reconocimiento otorgado dentro de su ámbito de trabajo, el cine, me refiero a González Iñárritu y Emanuel Lubezki.

Los mexicanos celebramos sus premios, más no es algo aislado, en total se han obtenido 20 estatuillas ganadas por nuestros compatriotas.

El mayor mérito que veo en Iñárritu y Lubezki es la constancia, existe el dicho de “lo difícil no es llegar si no mantenerse” para mi ese dicho debería ser cambiado a “lo difícil no es llegar, si no superarse”.

Todos en nuestra vida hemos tenido un éxito en algo que hayamos decidido hacer, sin embargo puede que sigamos viviendo de ese éxito pasado ya caducado.

Alejandro y Emanuel ya habían ganado el año pasado el premio Oscar, bien pudieron relajarse gozar de su fama, recibir reconocimientos y vivir de lo obtenido en el 2015 por varios año o el resto de su vida; sin embargo no lo hicieron así, siguieron trabajado y buscaron hacer su trabajo tan bien o mejor que la última vez, y un año después de nuevo estarían logrando los más altos reconocimientos.

Durante la entrega de los premios Oscar estuve siguiendo las redes sociales, y vi varios comentarios que me llamaron la atención.

Uno decía: ¿Por qué tendrían que agradecer Iñarritu a México? Cuando nadie en nuestro país lo apoyo.

El comentario me dolió mucho, pero es la forma en la que piensan muchos mexicanos, aun creemos que el gobierno nos debe dar todo, en vez de buscar nosotros nuestras oportunidades, y esa es la diferencia entre Lubezki e Iñárritu y muchos otros mexicanos.

Claro que Alejandro y Emanuel se hicieron en México, sus estudios los hicieron en nuestro país, sus primeros trabajos fueron en empresas mexicanas, sus primeras películas fueron producciones nacionales y toda esa experiencia, conocimientos además de su ambición personal por nunca dejar de crecer los llevo a trabajar fuera de nuestras fronteras y en producciones internacionales que compitieran por los premios Oscar, sin embargo todo empezó en México.

Mi tesis se sigue confirmando, nuestro país está lleno de mexicanos exitosos y no son garbanzos de a libra, en lo que un chileno ayer ganaba su primer premio Oscar, nosotros estábamos por el veinteavo, y no solo eso, Emanuel por tercer año consecutivo se alzó como el mejor en su especialidad y Alejandro por segundo año como mejor director, algo que no pasaba desde 1964 y que solo otros dos directores más comparten dicho honor con él.

Tenemos que creer más en nuestro país, tenemos que creer más en nosotros y sobre todo salir a buscar el éxito, no esperar a que toque a las puertas de nuestra casa, y cuando no toca reclamar que no fuimos exitosos porque no nos dieron apoyo, el apoyo se busca, las oportunidades se generan y esa regla no aplica solo para México, esa regla se aplica en todo el mundo.

Así que si tienes algo que pueda marcar la diferencia, sal hacer todo el ruido posible, si no nadie te va a escuchar.

Necesitamos miles de mexicanos exitosos.

Adrián Gutiérrez