¡Comparte en tus redes!

El factor diversión

Leopi¿Por qué te gusta salir con tus [email protected]?, ¿por qué te gusta ir al cine? etc. Fácil: ¡Por la diversión!

Ahora déjame te pregunto:

¿Qué tan [email protected] eres tu? ¿Qué haces para que la gente quiera estar cerca de ti?

¡Aaaahh, Santo niño de atocha. ¡Nunca habíamos pensado en eso! ¿verdad?

[email protected] Todo tiene solución.

Resulta ser que el ser una persona carismática o divertida es natural sí, pero también se puede aprender (como todo) solo es cuestión de querer y saber dónde.

Hoy, mis chiquilines, les dejaré aquí mis 5 tips más potentes para que dentro de unos mesesitos de práctica la gente sea más feliz, sienta más rico, se rían y se diviertan cuando tu abras la boca, o tal vez solo con que llegues a la misma habitación que ellos ¡o incluso solo con acordarse de lo que contaste la reunión pasada!. ¿[email protected]?

  1. Grábate en video teniendo una conversación con alguien o contando una anécdota. Detecta las áreas de oportunidad, apúntalas, critícate sin piedad o pídele a un conocido que lo haga.
  2. Observa y analiza a gente que sea altamente impactante. Comediantes, conferencistas, artistas, e incluso amigos o parientes tuyos que se les de bien lo de la platicada. Apunta lo que te gusta, toma ideas.
  3. Practica con todas las personas que puedas, haz un esfuerzo porque tus historias tengan elementos más impactantes como histrionismo, comedia, imitación, acentos, descripciones, música, efectos de sonido, exageraciones, comparaciones graciosas, etc
  4. Lee libros, ve películas, acude a espectáculos de donde puedas tomar ideas para tu discurso, no solo en cuanto a “delivery” que es la forma en que cuentas y haces todo tu monólogo, sino también para tener más ideas de contenido, por ejemplo si eres de esas personas que dicen que “nunca les ha pasado nada” y que por eso no tienen nada que contar.
  5. Haz una lista de tus 5 o 10 anécdotas como tu ridículo más grande, tu mayor aventura, la cosa más loca que te ha pasado, el susto más grande, la vez que te rompiste un hueso, la historia super graciosa de cuando tu primo se cayó en la zanja, etc y practica contarlas hasta que veas esa respuesta en tu audiencia.

Así es pequeñuelos, esto es una ciencia y un músculo que se desarrolla. Ahora que aprendas y domines el arte de entretener y divertir prepárate para ver resultados formidables con tus [email protected], en tu trabajo, con tus posibles ligues, con tus hijos y-o con la pareja que ya tienes.

Todos queremos a alguien que nos haga reír.

Leonel Castellanos