El geco, un reptil con muchas virtudes

¡Comparte en tus redes!

El geco es un animal con muchísimas cualidades y muchos trucos para sobrevivir y no duda en valerse de los medios que tiene para sobrevivir, es un reptil con muchas virtudes.

En algunos lugares de América los podrás ver en tiendas de mascotas. Se trata de un reptil del tamaño y de la semejanza de una lagartija, peor con colores llamativos y con una cola un poco más ancha de lo normal. Éstos animales tienen varias cualidades que los diferencian del resto de los reptiles.

SABIDURÍA QUE AYUDA: Los gecos tienen patas esponjosas y dedos cubiertos con millones de pelos, llamados setas, con mil termina­ciones que tienen, a su vez, millones de micro espátulas, o nanopelos, en la punta. Sus millones de espátulas interactúan con las nanopartículas de vapor de agua que hay en el ambiente, esto le permite adherirse a superficies planas.

Un geco no se cae del cristal aunque se ponga de cabeza, porque en cada pata tiene cerca de cuatro mil millones de espátulas. Son muy comunes en países de Centroamérica, y se les puede ver caminando sobre superficies planas y sobre techos lisos sin caerse.

El mundo de la ciencia se ha inspirado en éste reptil para el diseño de robots útiles para poder pasar por lugares de difícil acceso.

Otra particularidad de éste reptil escamoso, es que le gusta cantar. Mucha gente prefiere tenerlos de mascota porque dicen que son agradables los sonidos que emite éste peculiar cantor.

Pero no sólo es un gran malabarista y cantante, también tiene algunos trucos para sobrevivir de sus depredadores. Tienen una cola que pareciera tener vida propia, si sus depredadores los persiguen y lo muerden por la cola, éstos sólo se comen ésta parte del cuerpo, así el geco sacrifica su cola y escapa, más tarde les nace otra cola.

Éste pequeño lagarto es un gran cazador, en ocasiones se meten a las casas de los humanos para comer insectos. Ellos saben que los insectos son atraídos por la luz de las lámparas y focos, así que se acercan a las lámparas y aprovechan para disfrutar de algunos bocadillos de insecto.

Están por todo el mundo y los hay de diferentes colores y formas. Lo sorprendente del geco es que nunca se da por vencido y se vale de todos los medios para tener éxito. Quizá eso deberíamos aprender de él. A valernos de nuestros propios medios para tener éxito, para salir adelante.

Víctor Hugo relata en su obra “Los miserables” a un pajarito parado sobre una rama que se inclina hacia la corriente de un fuerte río. Con el peso del ave la rama se doblaba y parecía que se rompía, además un fuerte viento agitaba al pajarillo. A pesar de las dificultades el pájaro sólo trinaba, pues confiaba en él mismo, pues tenía alas.