¡Comparte en tus redes!

El lado altruista y amable del metal

El lado altruista y amable del metal

El lado altruista y amable del metal

Seguro tienes un amigo que mueve la cabeza y agita  la cabellera cada vez que sus oídos escuchan el estruendoso y excitante ritmo de los acordes de una guitarra que se mezcla con el sonar de la batería, bajo y demás instrumentos, haciendo el famoso headbanging con todo el estilo de un metalero que se apasiona mucho por la música y por agitar su cabellera por los aires. Quizás a ti también te entusiasme saltar, correr y empujarte con otros en un mar de gente haciendo el "moshing" escuchando algún estilo musical agresivo como hardcore punk, el thrash metal, el death metal o el groove metal. ¡Yeah! ¡Y qué decir de la dichosa señal que haces con la mano cuando escuchas una de tus rolas metaleras favoritas! Le dicen la mano cornuta o el maloik, según parece.

Además de diversión, la música del rock y del heavy metal también tiene su lado amable, ¿fuiste al Hair Fest 2015 el año pasado? Se llevó a cabo en la ciudad de México. Para conseguir entradas a este festival de metal había que donar un mechón de 25 centímetros de pelo para la confección de pelucas, mismas que serían utilizadas para colaborar en el tratamiento que reciben chicos con cáncer en nuestro país. La iniciativa nació en un grupo de metaleros. La convocatoria conmovió a decenas de metaleros que no lo dudaron y decidieron donar sus cabellos para colaborar con esta buena causa.

El evento logró recaudar el suficiente cabello para confeccionar 107 pelucas, cada una con un valor aproximado de 1500 dólares. Los rockeros que no se animaron a perder su cabellera tuvieron que pagar su boleto, pero ese dinero fue destinado a los tratamientos de quimioterapias de los menores. La pérdida del cabello puede representar un problema psicológico muy serio en niños con cáncer, de ahí la importancia de que tengan una peluca para mejorar su estado de ánimo. Este evento esta planeado para realizarse cada año, y su popularidad va en aumento.