¡Comparte en tus redes!

El mejor anuncio que hemos visto en el periódico

anuncio_periodicoTiempo atrás, cuando el internet no existía y ni siquiera se había concebido la idea de las redes sociales, el periódico era el medio de comunicación con mayor alcance. De hecho, publicar un anuncio en sus páginas garantizaba que un gran número de personas lo vería.

Con esa idea en mente, Thomas Caldwell, un irlandés de 70 años, decidió comprar un espacio en la sección de clasificados de un diario canadiense. El objetivo de su anuncio era disculparse con un excompañero de escuela al que golpeó por el simple hecho de ser judío.

El incidente ocurrió en los años ‘50, cuando ambos estaban en la escuela pública Runnymede, de Toronto. El suceso ha atormentado a Caldwell durante 60 años, pues muy en el fondo, siempre supo que se trató de un acto antisemita.

De acuerdo con lo que el propio Caldwell contó a diferentes medios de comunicación, un día simplemente se acercó a Howard Rosen, un niño judío al que golpeó en la cara. Cabe señalar que, en aquel entonces, la comunidad judía del oeste de Canadá era muy pequeña, y que la presencia de un niño de esta religión en la escuela Runnymede era realmente extraña.

“El director me llamó y me preguntó por qué había hecho eso Mi respuesta fue muy simple: se me resbaló la mano, pero él sabía la verdad”, comentó.

Vale la pena aclarar que, en aquella época, Caldwell solía boxear y golpear a muchos chicos, sobre todo católicos; sin embargo, lo ocurrido con Rosen realmente le molestaba. Por ello, un día decidió ofrecerle una disculpa pública a su excompañero de escuela, así que llamó al Canadian Jewish News para colocar un anuncio.

“La chica del periódico me dijo que no sabía dónde poner mi anuncio, por lo que pregunté si no tenía una columna de arrepentimiento y culpa. Acababa de convertirme al catolicismo y estaba seguro que en mi religión sí tenemos espacio para esa sección de arrepentimiento”, afirmó.

Caldwell apuntó que su anuncio es pequeño y que no tiene un gran diseño. “Si el hombre lo ve, bien. Tal vez esto sirva de aliciente para toda la gente que ha sido objeto de ese tipo de comportamiento a cualquier edad, para que vean que la gente puede cambiar”.

Hasta ahora, Caldwell no ha tenido noticias de Howard Rosen, pero se siente mejor por haberse disculpado.

¿Qué te parece esta historia? ¿Te disculparías con alguien de esta manera?