El método más eficaz para ser un verdadero atleta

¡Comparte en tus redes!

Si apenas te estás adentrando al mundo de los deportes debes comenzar poco a poco, un verdadero atleta no se exige demasiado en una sola sesión de ejercicios, sino que va aumentando el grado de dificultad poco a poco.

Los expertos consideran la constancia y la disciplina como factores indispensables de éxito, no se pueden tener mejorías al pensar cosas como: “Me merezco un descanso de una o dos semanas”. Te arriesgas a no volver al ejercicio, además echas a perder todo lo que ya habías logrado.

Conoce tus límites, deja las sesiones o tómate un descanso cuando tu cuerpo ya no resista. Algunas lesiones son ocasionadas porque el propio atleta no sabe cuándo hay que parar. El secreto está en acercarse a los límites y después explotar el potencial.

Teniendo en cuenta lo anterior, trata de completar todos los ejercicios aunque parezcan difíciles, a medida que pasa el tiempo el cuerpo se irá acostumbrando. Cuando sientas que has llegado a una zona de confort es hora de subir el nivel o dificultad.

Un verdadero atleta cuida lo que come. No es congruente que después de correr y realizar tus ejercicios vayas a toda prisa por las hamburguesas y el refresco con hielos. Los profesionales se cuidan y llevan un estricto régimen alimenticio. Quizá digas: “yo no soy profesional”, es cierto, pero el ejercicio debe ir tener armonía con la alimentación, así que procura comer sanamente.

Dormir también es entrenar. Los músculos crecen cuando una persona entrena y duerme a sus horas y el tiempo adecuado. Los músculos no tienen un perfecto desarrollo cuando el individuo se duerme tarde por estar viendo el celular o la televisión. Duerme como mínimo ocho horas.

Júntate con los expertos, y no nos referimos al amigo de tu barrio que ha visto algunos videos de entrenamiento en YouTube. Procura hacerte de los servicios de un profesional. Si no se puede, pues trata de documentarte bien y no quedarte con una sola opinión.