¡Comparte en tus redes!

Hablando del muro

Adrián GutierrezComo mexicanos estamos en contra de la construcción del muro fronterizo propuesto por Donal Trump y opinamos todos los días al respecto. Me gustaría decirte que el muro ya existe, y en cada ciudad fronteriza lo podemos ver ¿Dónde falta construir el muro? En las zonas de la frontera deshabitadas.

El fin de semana hice un ejercicio en redes sociales y me sorprendió la gran variedad de respuesta que obtuve y las quisiera compartir contigo: hoy que hablamos de muros te pregunto a ti, sobre todo los que viven en zonas urbanas, y uso de ejemplo de ciudad Guadalajara, ¿Por qué nos quejamos de un muro fronterizo cuando vivimos entre muros?

Si vas circulando por la ciudad veras que cada día vivimos más en cotos privados, con bardas que rodean un fraccionamiento con casetas de vigilancias donde solo se puede pasar al ser previamente aprobado, las casas exteriores tienen bardas, y sobre las bardas rejas con alambres de púas y cercas electrificadas, también muchas viviendas cuentan con cámaras, sistemas de alarmas etc. Hice esta analogía y te comento algunas respuestas.

Muchas personas dijeron que no tenía nada que ver el muro de una casa contra un muro fronterizo, que los muros de la casa eran para protegernos de ladrones, delincuentes y proteger nuestro patrimonio.

Mi pregunta fue ¿para protegernos de otros mexicanos? La respuesta forzada fue sí.

Algunos dijeron que el problema no era el muro, si no que quisiera que lo pagara México a lo que respondí ¿que si México no lo pagara estarían de acuerdo con su construcción? La respuesta fue afirmativa.

Otros hablaron no del muro si no del discurso que hay detrás del muro, no es la construcción del muro sino del discurso racista y de odio que hay por parte del presidente Trump.

Como verás, frente a un mismo hecho hay muchas interpretaciones, sin embargo los mexicanos ya vivimos entre muros, si conoces alguna ciudad de EU te darás cuenta que ellos no, ellos tiene bardas muy pequeñas y es muy fácil pasar de una propiedad a otra, son raros los cotos privados y el paisaje es muy diferente al nuestro.

Mi reflexión es la siguiente, antes de pedir a nuestro vecino que no levante un muro en la frontera, ¿no deberíamos nosotros derribar primero los nuestros?. Quiero aclararte que estoy en contra de la construcción de cualquier muro, para mí no deberían existir ni en las fronteras ni en nuestras casas.

Solo te invito a reflexionar en ello. Hasta el próximo miércoles.

Adrián Gutiérrez