¡Comparte en tus redes!

El niño que debemos llevar dentro.

 

El pasado domingo 20 de diciembre se trasmitió el último programa de “En Familia con Chabelo” y he de confesar que me conmovió que este terminara.

Soy de la generación que creció viendo Chabelo, en Rio Verde SLP. Donde yo crecí solo llegaban tres canales de televisión, eran los 80´s y aún no había cable ni televisión satelital y los domingos la única opción que teníamos los niños para ver en la televisión era “Chabelo”.

Xavier López personifico a Chabelo por más de 60 años, a sus más de 80 años seguía siendo un niño y ayer mientras veía su programa realmente lo envidie por varias razones.

La primera es trabajar teniendo más de ochenta años, no creo que le pesara por el contrario le peso dejar de hacerlo, el sueño de muchas personas es retirarse, no hacer nada, vivir de su pensión, disfrutar de años de esfuerzo y sacrificio, mi conclusión es que esas personas trabajaban para sobrevivir, cuando uno hace lo que quiere y lo disfruta no tendría por qué renunciar hacerlo, por lo que a mí me encantaría llegar a los 80 años trabajando en lo que me gusta y no querer jubilarme a los 65 años.

La otra cosa que envidio de Chabelo es el niño que lo acompaño casi toda su vida, ese niño que perdemos cuando crecemos y no por desarrollo si no por creer que un adulto no se puede permitir actuar como tal.

Todos queremos algunas veces volver a ser niños, la vida era más fácil, todo era divertido, todo era una aventura, si te enojabas con alguien al día siguiente te reconciliabas, todos eran tus amigos, no se guardaban rencores, si estabas contento te reías, si estabas triste llorabas, si algo te daba miedo corrías y te metías debajo de una cama temblando esperando pasara el susto.

Cuando era niño no me preocupaba el futuro solo el presente y lo que necesitaba en ese momento lo resolvía si estaba en mis manos, por eso envidio a Chabelo, por que el podía volver a ser niño cuando lo quisiera y nadie lo juzgaba ni criticaba.

El domingo mientras veía su despedida decidí que todos los días por unos minutos dejaría sacar a mi niño interior, ya lo hacia los sábados cuando juego futbol, ese día soy un niño que juega a ser el chicharito, pero extraño serlo en otros ámbitos, en otros aspectos de mi vida confieso que ahora que se acerca navidad extraño mucho a Santa Claus hace 30 años lo esperaba con ansias y bajaba el 25 de diciembre temprano a ver sus regalos, por eso en mi casa todos los regalos se abren el 25 por la mañana y no me gusta saber que me van a regalar.

 

Los psicólogos dicen que es excelente sacar a nuestro niño interior y ya lo creo, Chabelo a sus más de ochenta años se ve sano en todos los aspectos y es un niño eterno.

 

Feliz Navidad y espero Santa Claus les traiga muchos regalos.

 

Adrián Gutiérrez