¡Comparte en tus redes!

El niño que pidió fuego para su cigarrillo

Un experimento social muestra a un menor de edad de 10 años de edad consiguiendo fuego para encender un cigarrillo, el punto del experimento es hacer conciencia sobre los riesgos a la salud que provoca el hábito de fumar. El tabaquismo en México es un problema de salud pública, los retos que enfrenta nuestro país es prevenir el tabaquismo en la población joven.

SABIDURÍA QUE AYUDA: En México hay más de 17.3 millones de fumadores, con un consumo promedio mensual de 22 cajetillas y un gasto equivalente a 270 pesos. El consumo diario promedio es de 6.5 cigarrillos diarios, según estimaciones de la Fundación Interamericana del Corazón, en el 2010. Los costos médicos de atención médica relacionados con problemas de tabaco en el plano institucional total nacional ascendieron a 10 mil 656 millones de pesos. De acuerdo con el Instituto Belisario Domínguez, del Senado de la República, un estudio hecho en 32 ciudades del país reveló que entre 8 y 15 por ciento de los estudiantes probó un cigarrillo antes de los 13 años. Entre los adolescentes de 13 a 15 años, más de la mitad ha fumado alguna vez en su vida.

El niño que pidió fuego para su cigarrillo

El niño que pidió fuego para su cigarrillo

El youtuber Dennis Cee muestra un video que nos ayuda a reflexionar, el niño del video intentó pedir fuego para darles una lección a todos los fumadores, pero nunca se imaginó que la lección la recibiría él al hablar con un hombre alto de barba larga, quien afortunadamente apareció en escena para dar las palabras precisas.

"¿Por qué hablas así?", pregunta el pequeño "Perdí la voz, tengo cáncer", responde el amable hombre de nombre Ryan. El resto, es una historia que tienes que ver por ti mismo, indudablemente es una lección para todos. Te dejamos un video traducido al español que hicieron del original.

Moraleja: Es mucho mejor que les enseñes a tus hijos a no fumar, no tienen por qué aprender a hacerlo, incúlcales como uno de los más grandes valores cuidar su cuerpo y abstenerse de las drogas, incluso de las legales, como el cigarrillo.