¡Comparte en tus redes!

El peor fracaso es no intentarlo.

 

Adrián Gutiérrez

Adrián Gutiérrez

Richard tenía solo 16 años cuando ya era director de su revista escolar “ the Student” la revista trataba temas de interés de los adolescente; un día se le ocurrió a Richard escribirle a los Beatles, eran el grupo del momento y él quería que aparecieran en su publicación.

Richard le escribió cientos de veces a los Beatles antes de recibir una respuesta positiva, hoy Richard Branson tiene cerca de 360 compañías en el grupo virgin. Branson comenta de esa experiencia que se atrevió a escribirle a los Beatles porque tenía 16 años, si hubiera contado con más edad posiblemente jamás lo habría hecho.

Branson narra sobre su experiencia que al ser joven se atrevía hacer cosas que parecían ilógicas, “si hubiera tenido 20 años hubiera desistido de mi idea de escribirle a los Beatles, por mi cerebro hubiera pasado automáticamente la respuesta, no lo hagas jamás te van a contestar y miles de escusas más, además de que las personas a mi alrededor también me habría disuadido de hacerlo.

Esa experiencia lo marco para el resto de su vida, aunque su historia con los Beatles terminó en su primer gran fracaso, aprendió dos lecciones.

La primera es que siempre hay que intentarlo, y la segunda es que siempre nos podemos levantar de nuestros fracasos.

Ahora te invito a reflexionar en tu propia vida, ¿cuantas cosas que has ideado o has querido hacer simplemente decides que no son posibles, y renuncias?

Mi especialidad es hablar del éxito y mi libro “Cómo Ser Un Mexicano Exitoso” estudio los patrones de comportamiento de los mexicanos exitosos y todos tienen una característica en particular: creen que pueden lograr cualquier cosa que se propongan.

La pregunta que mucha gente me hace es ¿y logran todo lo que intentan? La respuesta es no, pero si te puedo decir que su porcentaje de acierto es muy superior al de fracaso.

Desde mi perspectiva la primera diferencia entre las personas exitosas y la demás radica en esa simple acción “intentar”, ¿alguien nos puede asegurar que las cosas saldrán como las planeamos? No, pero hay una conclusión muy sencilla, si no intentas nada, no pasara nada, si intentas algo, algo pasara, el joven Branson comenzó con una revista escolar y ahora tienen entre otras una compañía de viajes espaciales.

La vida nos puede llevar por muchos caminos, pero para llegar algún lado hay que estar en movimiento, y no dejar de soñar, de intentar y de seguir intentando cuando lleguen los fracasos.

El que nunca ha fracasado es por qué jamás ha intentado nada. Sé que es una contradicción pero ojala tu vida está llena de fracasos, porque de ser así estoy los éxitos serán más grandes y en mayor cantidad. No conozco una persona exitosa que no sea un fracasado profesional. ¿Qué esperas para comenzarlo a intentar?

Adrián Gutiérrez