¡Comparte en tus redes!

El poder del "no" en tu vida, ¡tú decides!

El poder del "no": "No puedo seguir" o "No, puedo seguir", tú decides ¿No nos compras la idea? Síguenos y logra mejores resultados con mayor disfrute de tu parte.

ño

No sólo la onda de estas frases radica en la coma que va antes o después, dependiendo de la connotación o tono que se le quiera dar, si no de la actitud de la persona que haga uso de ella en su vida cotidiana, a través de una claridad mental en relación a lo que quiere tanto dentro como fuera de su vida.

¿Eh?

Esta onda de las elecciones es como el Museo del Papalote, donde “tocas, juegas y aprendes”, aunque en relación a tus decisiones: ¿qué quieres en realidad en tu vida? ¿a qué le das entrada cuando no paras de decir que sí a todo?, de eso va un mucho esta serie de ideas.

En su libro “Esencialismo”, el bloggero y conferencista Greg McKeown, nos habla justo de lo valioso que es nuestro tiempo y de las formas en las que podemos administrarlo.

En relación al poder del “no”, el concepto de McKeown va muy de la mano, ya que aunque no lo menciona como tal y de manera directa en su libro, asumir qué se quiero y a qué está se dispuest@ o no en mi vida, define los caminos que uno se puede abrir o cerrar en su vida.

Toma decisiones

Abuelita de Batman (osea, ¡a huevo!), si alguna vez tuviste ganas de crecer y ser un adulto (o no), la ventaja de este show es que se tiene el poder de decidir hacia dónde “#$”#$!#!! quieres ir, poder en el que nadie de los nadies tiene por qué meter cuchara ¿capiche?

Sé consciente de tu power

Dentro de la gran o corta lista de posibilidades de elección que tengas en tu vida, tu siempre serás él o la responsable de crear las oportunidades para progresar y claro, hasta para equivocarte.

Ponte buz@

A través de “Esencialismo Greg McKeown recomienda distinguir qué es lo que tiene importancia en tu vida y qué no. ¿Suena súper fácil, cierto? ¡Tenga!

A veces es justo en este punto donde nos llenamos de tareas y responsabilidades -sí, en ése en el que el “no”, se pierde en algún momento de tu vida-, y terminamos sufriendo de lo peor.

No hay tos, ahora que ya lo tienes identificado, dale punch a lo mero básico que es la exploración de tus necesidades, aptitudes y disposición para enfrentar las tareas a las que les estás dando “like”.

Juega muuuuucho!

¿A qué va esto? Sí, ya sabemos que justo lo que no tienes es tiempo de ponerte a hacer más cosas gracias a que no sabes decir que “no” a casi ¡nada!, pero si te conoces bien, un buen camino para hacerlo aún mejor y de manera más profunda, es el juego.

Un poco de tontería ocasional es algo que valoran los hombres más sabios – Roald Dahl.

Libérate de lo que hace de tu día una rutina, en especial de las cosas más triviales que te quitan el tiempo y las ganas de hacer más cosas, como lo puede ser pasar mucho tiempo en las redes sociales, postergar actividades en las que en verdad te gustaría enrolarte o administrar a buena hora tus tiempos para que tengas tiempo de jugar.

El juego abre nuestra mente y nuestras opciones; es un gran remedio contra el estrés, que elimina la creatividad; los experimentos mentales, invitan a la mente a jugar. - Greg McKeown

Jugar siempre ha sido parte de tu vida, desde niño, así aprendiste a hacer muchas cosas y de nuevo, a través del juego, puedes volver a tí, sin olvidar al sacrosanto “no” cuando sea necesario.

NOTAS RELACIONADAS

Estrés:cómo manejar el miedo al futuro. Aquí.

Inauguración de Casa Armonía: talleres, conciertos y actividades. Aquí.

¿Qué hacer si alguien se desmaya en el transporte público? Aquí.