¡Comparte en tus redes!

El riesgo de tener herpes durante el embarazo

herpesAhora que has descubierto que estás embarazada, debes prestar mayor atención a tu alimentación y a tu estado de salud, en general. Cualquier infección, por insignificante que parezca, puede afectar gravemente a tu bebé. La situación empeora cuando se trata de una enfermedad de transmisión sexual, como el herpes.

Aunque es poco común, existe la posibilidad de que el bebé se contagie de herpes mientras está en el útero o durante el parto, cuando pasa por el canal de alumbramiento.

Es cierto que el herpes suele manifestarse con la aparición de ampollas en la piel, pero existe la posibilidad que la enfermedad se disemine a órganos vitales, como el riñón, el hígado, los pulmones y el cerebro.

Los recién nacidos a quienes se les ha propagado el herpes a otras partes del cuerpo suelen presentar varios problemas de salud, como:

  • Tendencia a sangrar
  • Dificultad para respirar
  • Apariencia azulada (cianosis)
  • Aleteo nasal
  • Gruñidos
  • Respiración rápida (taquipnea)
  • Periodos cortos sin respirar (episodios de apnea)
  • Caer en estado de coma
  • Ictericia (exceso de bilirrubina en el organismo, por lo que la piel adquiere un tono amarillento)
  • Hipotermia
  • Crisis epilépticas

Los pequeños que adquieren el herpes durante la gestación suelen ser los más afectados, pues presentan daño cerebral grave y padecimientos oculares. Ello sin mencionar que las mujeres que adquieren la enfermedad durante el primer trimestre del embarazo tienen un alto riesgo de aborto.

De ahí la importancia de que si tu pareja o tú sospechan que tienen herpes, se lo comuniques a tu ginecólogo lo antes posible. Él realizará las pruebas necesarias para determinar la presencia de la enfermedad en tu organismo y la placenta.

En función de los resultados obtenidos., el médico podrá decidir si tendrás un parto natural o si será necesario someterte a una cesárea; así como la conveniencia de que se te administren medicamentos antivirales, a partir de la semana 36 del periodo de gestación,  para reducir el riesgo de contagio.

Vale la pena mencionar que 5% de los casos de herpes en los recién nacidos ocurren después del nacimiento, a partir del contacto con alguien infectado, por ello te recomendamos que tomes algunas precauciones:

  • Toda persona que quiera tocar bebé debe lavarse las manos antes.
  • No permitas que una persona con herpes labial bese, acaricie o tenga en brazos a tu bebé.
  • Si tienes una erupción en cualquier parte del cuerpo, cúbrela para evitar que roce al bebé.
  • Puedes amamantar a tu bebé con normalidad, siempre y cuando no tengas lesiones en el pecho, te cubras las lesiones y te laves ben las manos.
  • En caso de que tengas herpes labial, o dentro de la boca, no debes besar a tu hijo hasta que las lesiones desaparezcan. Incluso, puedes utilizar un cubrebocas sobre la herida.

No olvides que el herpes también puede contagiarse a través del sexo oral, por lo que no está de más extremar precauciones.