¡Comparte en tus redes!

El semen, un antidepresivo natural

Semen, un antidepresivo natural

Semen, un antidepresivo natural

"Mi mujer me dice que cuando como más frutas mi semen tiene un sabor más dulce", dijo alguna vez un hombre casado. Más que cuestión de sabor, comerte el semen de tu pareja puede ser una ayuda extra si quieres mejorar tu ánimo.

Diversas investigaciones científicas han comprobado que el semen tiene cualidades antidepresivas, y además de mejorar el estado de ánimo desarrolla las habilidades cognitivas dela mujer.

SABIDURÍA QUE AYUDA: El doctor Gordon Gallup y la doctora Rebecca Burch, de la Universidad Estatal de Nueva York, descubrieron que en las relaciones de mujeres lesbianas no había sincronía sexual, entonces dedujeron que las mujeres que tienen sexo sin condón emiten feromonas que empalman los ciclos menstruales de mujeres cohabitantes. Los médicos ha descubierto que la vagina es una línea casi directa con el sistema circulatorio periférico. Ahora bien, el semen contiene más de 50 sustancias químicas, eso tiene sentido si se quiere deducir que tiene efectos en la biología femenina. El semen contiene una serie de hormonas, neurotransmisores, endorfinas e inmunosupresores con funciones específicas cada uno.

En el semen hay varios compuestos que afectan el estado de ánimo:

  • Cortisol: Incrementa el afecto.
  • Estrona: Eleva el estado de ánimo.
  • Prolactina: Es un antidepresivo natural.
  • Oxitocina: Mejora el estado de ánimo y provoca afecto, también se le conoce como la hormona del amor.
  • Hormona liberadora de tirotropina: Es un antidepresivo natural.
  • Melatonina: Es la hormona que  regula el sueño.
  • Serotonina: Es uno de los neurotransmisores antidepresivos más populares.

Gallup y Burch hicieron un estudio con 293 mujeres en la Universidad Estatal de Nueva York. Las participantes contestaron un cuestionario sobre su comportamiento sexual reciente y sobre su uso de condones. Cada participante también completó el Beck Depression Inventory (prueba para descubrir síntomas depresivos). Los resultaron encontraron que las mujeres que tenían contacto con semen tenían menos síntomas depresivos que las mujeres que usaban condón. Las mujeres que no usaban condón tenían menos síntomas depresivos que las mujeres que no tenían relaciones sexuales. Las mujeres que usaban condón y con una vida sexualmente activa tuvieron los mismos síntomas depresivos que las mujeres que se abstenían de tener sexo. Esto deduce que el sexo no hace feliz a las mujeres, sino más bien el flujo seminal pulsando en sus venas.

Obviamente no se debe ignorar la responsabilidad social sobre el uso del condón, el sexo sin condón es más seguro entre matrimonios estrictamente monógamos.