¡Comparte en tus redes!

El sexo de reconciliación puede dañar tu relación

sexodereconciliacionMás de una lo ha hecho. Tras una acalorada discusión con tu pareja, las emociones se elevan, el calor aumenta y antes de que te des cuenta, están entre las sábanas dando rienda suelta al deseo.

Aunque muchos aseguran que el sexo de reconciliación es el más apasionado y que no hay mejor manera de dar por terminada una discusión, más vale que te des un baño de agua fría antes de caer en la tentación y recurras a este método con el que sólo se evades los problemas.

De hecho, Seth Meyers, psicólogo del Departamento de Salud Mental de Los Ángeles, ha dicho que esta práctica, más que beneficiar, perjudica.

Para el especialista, tener sexo para finalizar una pelea es permitir que se genere violencia dentro de la relación, pues la acción que daña se gratifica con placer físico. Cabe señalar que en estas situaciones se experimenta mayor éxtasis debido a la adrenalina, que sensibiliza y altera la percepción de la realidad.

Por si fuera poco, el sexo de reconciliación impide que las parejas hablen y enfrenten sus problemas, permitiendo que éstos se hagan más grandes.

A respecto, la psicóloga argentina Laura Orsi ha dicho que cuando el cerebro recibe la descarga de adrenalina, es necesario controlar el impulso de acostarte con la pareja, pues el placer puede convertirse en un parche que tapa cuestiones importantes.

Además, pasar del enfrentamiento a la pasión sexual en cuestión de minutos revelan tu incapacidad para conectarte con tu pareja y establecer una relación sana. Tus recursos y mecanismos de acercamiento son limitados, por lo que te resulta imposible hablar de lo que te molesta y sustituyes los argumentos con besos y caricias.

Tal vez no le veas mayor problema a eludir los problemas, pero debes verte como en un volcán activo. Mientras más ocultes tus emociones, éstas se irán acumulando en tu interior hasta que no quepan más y explotes. Cuando lo hagas, no será nada agradable para ninguno de los dos, sin contar que estarás jugando con tu salud mental.

Si quieres una relación regida por la pasión, deberás aprender a desnudar tus sentimientos antes que tu cuerpo. Sólo así se fortalecerá la comunicación con tu pareja y el sexo será algo digno de vivirse y recordarse.