El té que cura casi todo

¡Comparte en tus redes!

Tenemos acostumbrados a beber tés para todo. Si te duele la cabeza o el estómago, tomas una infusión para que los malestares desaparezcan. La táctica se repite cuando te da gripa o tienes la garganta irritada.

La ciencia se ha encargado de comprobar la efectividad de estas bebidas y aunque algunas sólo son útiles con determinados males, también hay tés que pueden ayudarte a acabar con varios males.

Si quieres estar prevenida antes cualquier eventualidad y no quieres o no puedes llenar tu alacena de todos los tés habidos y por haber, asegúrate de que nunca falte menta en tu casa.

Esta planta medicinal, que puedes comprar en cualquier mercado y tienda de autoservicio, ha demostrado ser útil para:

  • Digestión. El té de menta es el mejor remedio natural para los malestares estomacales, pues mejora la digestión y previene las flatulencias. Beber esta infusión después de una comida abundante ayudará a tu estómago a sentirse mejor.
  • Gripe. La menta se caracteriza por ser muy fresca, de ahí que sea uno de los ingredientes principales de la pasta dental, enjuagues bucales y dulces. Sin embargo, la frescura de esta planta no sólo mejorará tu aliento, sino que acabará con tu congestión nasal.
  • Tos. Para acabar con la tos con flemas no hay nada mejor que una infusión de menta. Este té es un poderoso expectorante que te permitirá limpiar tus pulmones y bronquios.
  • Cólicos. Si la llegada de tu periodo trae consigo a los molestos cólicos, puedes beber té de menta para acabar con los espasmos musculares. Te garantizamos que una taza hará la diferencia.
  • Dolor. Si conoces a alguien que sufre de dolores reumáticos, recomiéndale que se ponga fomentos de té de menta. Para obtener mejores resultados, puede mezclarlo con un poco de alcohol.
  • Riñones. Para evitar la formación de cálculos renales no hay nada mejor que tomar diariamente una taza de té menta.

Te garantizamos que el consumo regular de esta bebida te ayudará a gozar de una excelente salud