¡Comparte en tus redes!

Elige juguetes seguros para tus niños

juguetesLos juguetes son una parte esencial en la vida de todos los niños. ¿O acaso serías capaz de recordar tu infancia sin ese muñeco que llevabas a todos lados o sin el carro que, según tú, era el más veloz del mundo? ¡Claro que no!

Aunque es cierto que cada año llegan a las tiendas nuevos, revolucionarios e increíbles juguetes que ya hubieras querido tener en tus años mozos, no todos ellos son apropiados para tus hijos. No imaginas la cantidad de niños que visitan las salas de emergencia de los hospitales tras sufrir algún accidente con el último regalo de la abuela o de la tía consentidora.

Para que esto no les ocurra a tus niños, tenemos algunas recomendaciones que te ayudarán a elegir juguetes seguros para ellos:

  • Asegúrate de que el juguete sea adecuado a la edad del pequeño. Los fabricantes estipulan en el empaque la edad recomendada para usar el artículo.
  • Los juguetes de tela deben contar con una etiqueta que indique que son resistentes a las llamas, o que las retardan.
  • Los juguetes de peluche deben ser lavables.
  • La pintura de los juguetes no debe contener plomo.
  • Los materiales para actividades manuales y artísticas no deben ser tóxicos.
  • Debes cerciorarte de que los juguetes no sean demasiados ruidosos, pues pueden provocar una pérdida de audición.
  • En caso de que el juguete sea para un bebé o un niño menor de tres años, éste debe ser grande (por lo menos de 3 centímetros de diámetro y 6 centímetros de longitud para que no se lo pueda tragar).
  • Un pequeño jamás puede jugar con canicas, monedas, pelotas o juegos con pelotas de un diámetro inferior a los 4.4 centímetros, pues se pueden quedar atascados en la tráquea e impedir que respire normalmente.
  • Los juguetes que funcionan a baterías, deben contar con compartimentos para las pilas que se cierren con tornillos, de manera que los niños no los puedan abrir.
  • Asegúrate de que el juguete sea irrompible y resistente a mordidas.
  • Los juguetes que les des a tus niños no pueden tener bordes filosos o piezas pequeñas que se puedan desprender, así como cintas o cordones de más de 18 centímetros.

Además de todas estas precauciones, te sugerimos que siempre supervises a tu pequeño cuando esté jugando. Es la única manera de asegurarte de que no que suceda un accidente.