¡Comparte en tus redes!

En estas películas las escenas de sexo fueron reales

Nymphomaniac (2013) - Lars Von Trier

Nymphomaniac (2013) - Lars Von Trier

Para que una película sea considerada buena, debe presentar en la pantalla una realidad de la que el espectador se sienta parte. No importa si se trata de una sociedad pos apocalíptica, una guerra intergaláctica o la historia de una pareja común, cada elemento y escena debe reforzar la trama.

Debido a ello, los directores, actores y equipo de producción en general siempre andan en búsqueda de técnicas y recursos para dar realismo a las cintas. ¿Y qué mejor manera de hacerlo que con la verdad?

Así, en vez de usar nieve artificial, la producción se mueve a un escenario con nieve real, y en vez de simular que el elenco tiene sexo... ¡los actores en verdad tienen relaciones!

En la historia de la industria cinematográfica existen varios casos en los que las escenas de sexo fueron reales, aquí te mencionamos sólo unos ejemplos.

  • El último tango en París (1972). Dirigida por Bernardo Bertulocci, esta cinta es considerada una de las mejores películas eróticas de todos los tiempos. De hecho, incluye una de las escenas más controvertidas en el cine. Exacto, hablamos de la escena de la mantequilla, en la que los personajes de Marlon Brandon y Maria Schneider tienen sexo anal. El caso es que Brando quería que la escena fuera lo más apegada a la realidad, por lo que decidió penetrar a su compañera sin avisarle.
  • Calígula (1979). Aunque contó con las actuaciones de importantes figuras, como Malcom McDowell, Peter O’Toole y Helen Mirren, la cinta pasó sin pena ni gloria por las taquillas, y quienes la vieron sólo la recuerdan por las escenas de sexo. Las cuales, cabe mencionar, no se fingieron.
  • Flamingos rosas (1972). La trama de esta película gira en torno a Divine, uno de los drag queen más importantes de Estados Unidos. Para darle realismo a la historia, Babs Johnson/Divine (quien se interpretaba a sí mismo) comió excremento de perro y tuvo sexo con quien daba vida a su hijo en la cinta: Danny Mills.
  • Viólame (2000). El simple nombre de la cinta debe darte una imagen muy clara sobre qué trata. El caso es que, para dar realismo a la historia, no se fingió ningún encuentro sexual. De ahí que se considera a Viólame una película pornográfica y no un drama.
  • Cine de Lars Von Trier. Este polémico director danés se destaca por abordar el tema de la sexualidad en cada una de sus películas. Basta ver Todo sobre Anna, Anticristo y Ninfomanía para darse cuenta que los actores no simularon las escenas sexuales y que de hecho hasta los más renombrados histriones tuvieron sexo real frente a la cámara.

¿Sabes de otra película en la que las escenas de sexo fueron reales?