¡Comparte en tus redes!

#EnriqueceTuDieta con las propiedades del alpiste

alpisteAunque creas que son alimento para pájaros, el alpiste es un excelente aliado para combatir la obesidad y gozar de una excelente salud.

Gracias a diversos estudios científicos sabemos que el alpiste (Phalaris canariensis) contiene lipasa, una enzima que ayuda a eliminar las grasas y toxinas presentes en el organismo. Pero eso no es todo, esta semilla contiene siete veces más más potasio que un plátano y más calcio que una taza de leche descremada.

De hecho, el alpiste es rico en potasio, calcio, magnesio, ácido fólico, proteínas vegetales, fibra y antioxidantes. Bastante bien para una semilla tan pequeña, ¿no?

Algunos de los beneficios de consumir alpiste son:

  • Diabetes. El alpiste es un excelente aliado para prevenir y controlar la diabetes, pues reduce los niveles de glucosa en sangre y regula la producción de insulina.
  • Hígado. El alpiste eleva el número de hepatocitos y desinflama el hígado, por lo que se recomienda consumirlo en casos de cirrosis.
  • Antiinflamatorio. Gracias a sus propiedades antiinflamatorias, esta semilla es útil para tratar reumatismo, edemas, gastritis y úlceras estomacales.
  • Cardiovascular. La lipasa y los antioxidantes presentes en el alpiste previenen la ateroesclerosis y ayuda controlar la hipertensión.
  • Colesterol. El consumo frecuente de alpiste reduce los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre.
  • Peso. Como mencionamos al principio, la lipasa ayuda a eliminar los depósitos de grasa, por lo que el alpiste te ayudará a mantener un peso saludable y combatir la celulitis.
  • Vías urinarias. Se ha comprobado que el alpiste es un excelente remedio para enfermedades renales e infecciones urinarias, ya que mata las bacterias presentes en la zona.

Si decides que el alpiste forme parte de dieta, y no quieres masticar las semillas, puedes preparar con ellas una infusión o leche vegetal.

Leche de alpiste

Prepararla es realmente sencillo. Sólo debes remojar 5 cucharadas de alpiste en un vaso con agua y dejarlo reposar toda la noche.

Por la mañana, deberás colar las semillas y lavarlas bajo el chorro de agua.

En cuanto veas que el agua sale más limpia, coloca las semillas en la licuadora con un lito de agua.

Licua y al quedar todo perfectamente molido, deberás colar la mezcla. El líquido que obtengas es la famosa leche de alpiste.

¿Te gustó?