¡Comparte en tus redes!

Enséñale a tu hijo a plantar un árbol

Sembrar o plantar árboles en una actividad enriquecedora para toda la familia, pero lo es más para los hijos, pues cuando les enseñas a plantar un árbol y a cuidar de él contribuyes al medio ambiente y formas a un ciudadano consciente y preocupado por cuidar la naturaleza. Salir con tu hijo y plantar un árbol no debe ser sólo una actividad de distracción o entretenimiento, haz que se convierta en una actividad recreativa enseñándole las razones por las que conviene plantar árboles.

Adobe Spark (78)

1.- Limpian el aire. Mientras haces esa actividad dile a tu hijo que los árboles limpian el aire que respiramos, algo que es muy importante comprender, sobre todo teniendo en consideración los índices de contaminación e nuestros días. Las hojas de los árboles retienen partículas de polvo que flotan en el aire, las hojas fijan el CO2 atmosférico y producen O2, necesario para que respiremos.

2.- Refrescan. Dile a tu hijo que los árboles refrescan el clima gracias a la fotosíntesis y a otros procesos, como la evapotranspiración. las hojas liberan agua y eso refresca el aire.

3.- Eliminan la contaminación auditiva. Puedes explicarle a tu hijo que los árboles también funcionan como una barrera que funciona como aislante de los molestos ruidos de la ciudad.

4.- Los árboles protegen el suelo. Los árboles sostienen las partículas del suelo con sus raíces, así evitan la erosión del suelo y su desgaste.

5.- Más unión familiar. No tiene mucho que ver con los árboles, pero dile a tu hijo que la familia es muy importante, explícale que realizar una actividad como plantar un árbol es bueno para la sana convivencia de la familia, recuérdale que haga lo mismo cuando tenga su propia familia, plantar un árbol.

6.- Un nuevo ecosistema. Cada árbol es un ecosistema, tiene insectos, animales, aves e incluso otras plantas.

7.- Mejora el ciclo del agua. Las raíces retienen agua, ésta se filtra lentamente a través del suelo y llega a los acuíferos que alimentan los ríos. el agua subterránea mantiene todo en equilibrio, pues evita sequías e inundaciones.