¡Comparte en tus redes!

Entrevista de trabajo siendo un universitario

Los 5 puntos más importantes para tu primer entrevista de trabajo siendo un universitario

Sabemos que cada día es más difícil conseguir trabajo por eso recomiendo ampliamente que se empiece a trabajar lo antes posible y estudiar al mismo tiempo; pues te dará lo más importante para el éxito profesional que es la experiencia. Aquí te dejo algunos puntos para que tomes en cuenta para tu primer entrevista de trabajo:

  1. Presentación personal. Utiliza colores sobrios para no distraer la atención de tu entrevistador, evita el color café. Si eres mujer la falda no debe ser muy corta y los tacones tampoco tan altos. Si eres hombre siempre ve de traje, cara rasurada o barba cuidada. No lleves tus mejores “vestidos o trajes”. Elige uno sencillo pero elegante y que los accesorios sean discretos al igual que el maquillaje (no vas de fiesta). Cuida tu aliento y el perfume o loción que no sea demasiado intensa.
  2. Tu C.V. Debe ser muy sencillo, en una hoja e íntegra las actividades sociales, culturales y académicas destacadas que realizaste en el colegio. Recuerda que el curriculum no es determinante pues lo que quieres ganar es experiencia y para eso debes estar dispuesto a aprender de todo.
  3. Protocolo laboral. Este punto es de los más importantes pues generarás una excelente impresión con tu entrevistador; llega siempre puntual (no hay pretexto) es mejor esperar antes de tu cita que llegar tarde. Lleva una copia de tu curriculum aunque ya lo hayas enviado. Cuando entres, saluda de mano y mira siempre a los ojos. Tus manos deben estar a la vista y si te dan una tarjeta de presentación ponla a la vista sobre la mesa del lado derecho. NUNCA saques el celular a menos que te lo pidan para anotar algo. Lleva una pluma también. Lee todo lo que puedas sobre la empresa a la que vas para que sepas sus valores y misión.
  4. Seguridad. Es importante demostrar seguridad pero a la vez humildad, evita tocarte el pelo o cualquier otro “tic” que puedas tener. Los nervios los puedes calmar respirando y el entrevistador sabrá que estás nervioso (es normal). No invadas el espacio vital de tu entrevistador ni te alejes demasiado. Si alguien te recomendó demuestra tu interés por quedarte en el puesto.
  5. Comentarios y palabras a evitar. Evita muletillas “este” “ósea” “mmm”. Comenta lo positivo de ti y JAMÁS hables mal o critiques la institución de la que vienes ya que el mensaje que transmites es que harás lo mismo de empresa en la que estarás. Hablar sobre el sueldo o dinero será el tema más delicado por lo que te recomiendo que sea tu entrevistador quien lleve el tema y que le quede claro que no estás ahí por el dinero sino por la experiencia y el aprendizaje. Las preguntas que te hagan responderlas con naturalidad y que sean respuestas concretas no te desvíes del tema si es en inglés repasa un día anterior “your skills”.

Recuerda que la primera impresión jamás se olvida y tú presencia será lo que determine tu estancia, lo más importante es que sonrías con naturalidad y te muestres totalmente abierto a la crítica, retroalimentación, evaluación y aprendizaje. Créeme tienes que empezar desde lo más abajo y la edad es tu ventaja competitiva más grande pues tienes la energía y el empuje para estudiar, trabajar y divertirte al mismo tiempo.

Si tienes preguntas específicas escríbeme a [email protected]

Ximena Sandino