¡Comparte en tus redes!

¿Eres acumulador? ¡Cuidado! Estás en un problema

acumulador¿Te gusta coleccionar muchas cosas que no son de gran utilidad o no desechas objetos porque tienes apego emocional?, Si respondiste que sí a alguna de estas preguntas; ¡ten cuidado! Quizá eres un acumulador. Es “normal” que los seres humanos tengamos la necesidad de comprar o juntar algunas cosas para satisfacer algún deseo o necesidad. El problema comienza cuando ya no puedes evitar comprar cualquier cosa, guardarla y juntar varios artículos que en opinión de los demás, no tienen ningún valor.

Esta situación puede comenzar a acarrearte problemas emocionales, físicos, sociales y hasta financieros. Si ya empiezas a dudar si eres un acumulador compulsivo, te dejamos una lista de características para que descubras si tienes una o varias de estas:

  • Coleccionabas muchas cosas de niño: Aunque no es una regla escrita, este puede ser el inicio de un acumulador; si eres de los que coleccionaban los tazos que venían en las botanas, todas las muñecas o carritos de una misma marca, etc., y hoy en día los sigues teniendo. Puede que hayas sido un acumulador desde que eres pequeño, ¡mucha atención!
  • No tiras bolsas, tickets o cosas porque te traen algún recuerdo: Los acumuladores suelen guardar cosas por apego emocional; si tienes guardada aquella servilleta que ocupaste en tu primera cita romántica, ese boleto de hace años cuando viste a tu grupo favorito o aquella bolsa de plástico en la que te vendieron la prenda que más amas, puede que tengas un problema.
  • Los demás ven los objetos que guardas como “basura”: Si alguien te ha dicho frases como “¿Para qué guardas eso? Es pura basura” o algo parecido, pero tú sientes que son objetos preciados y no puedes tirarlos, puede ser una señal de que eres un acumulador.
  • Careces de normas de limpieza: ¿Eres de las personas que ven que su casa está hecha un desastre, pero sientes que no puedes hacer nada? Si tienes este tipo de pensamientos lo más seguro es que seas un acumulador compulsivo.

¿De dónde viene el problema? Ten en cuenta que la acción de acumular puede formar parte de otras condiciones clínicas, como el trastorno obsesivo-compulsivo, depresión o déficit de atención.

¿Cómo enfrentarlo? La mejor manera de ayudar a alguien que acumula es acercándose a él, dándole apoyo e intentando que acepte su problema para que puedan buscar el mejor tratamiento y recuperación.

Si te sientes identificado con algunas de estas señales o conoces a alguien que tenga este problema, busca ayuda. Te sorprenderás de la cantidad de personas con las que puedes identificarte.