¡Comparte en tus redes!

Errores que cometen los hombres en la cama

No sabemos si sea tu caso, pero nosotros no conocemos un hombre lo bastante honesto como para admitir que tiene un desempeño promedio o que ha cometió errores, en la cama. Aparentemente, todos son dioses sexuales capaces de hacerte gritar de placer, sin el menor esfuerzo.

Estamos seguros que muchos de ustedes lo son. Tienen un conocimiento total del cuerpo femenino y saben exactamente cómo besar y acariciar cada parte para llevar a su pareja al éxtasis, ¿cierto?

Lo malo es que no todos son tan sabios y meten la pata a la hora de echar pasión. Y la peor parte de todo es que cometen los mismos errores una y otra vez.

Si te hemos hecho dudar y ahora no estás tan seguro de tus habilidades sexuales, checa el siguiente listado de errores que los hombres cometen comúnmente en la cama y haz examen de consciencia. Tal vez tengas que cambiar algunos movimientos.

  • Penetración directa. El hecho de que estés listo para la acción no implica que ella también esté preparada. Antes de llegar a la penetración debes acariciar, besar y estimular su cuerpo hasta que sea ella misma la que te pida que estés dentro de ella. Por si no lo sabes, muchas mujeres disfrutan más el juego previo que el acto sexual mismo.
  • Kamasutra. Si eres de esos que creen que ser un buen amante significa tener un amplio repertorio de posiciones sexuales, déjanos acabar con tu fantasía. La mayoría de las mujeres detestan las posiciones extremas y acrobáticas, pues además de incómodas no le proporcionan ningún placer.
  • Clítoris. Aunque ya es por todos sabido que la única función del clítoris es recibir placer, pocos son los que saben estimularlo adecuadamente. De hecho, muchos hombres tienen la absurda idea de que deben tratarlo como si fuera un pene y lo presionan o acarician con demasiada fuerza. Este trato rudo garantiza más dolor que orgasmos.
  • Porno. ¿Si sabes la diferencia entre ficción y realidad? Lo que ves en las películas eróticas difícilmente ocurre en la vida real. Recuerda que son actores y que existen trucos de edición que pueden hacer que las cosas se ven mejor. Además, pocas son las mujeres que quieren fingir que están en una cinta XXX.
  • Pezones. Si en verdad les gustan tanto los senos, ¿cómo es posible que no sepan trabajarlos? No son botones o pedazos de plástico sin sensibilidad. No puedes morderlos, chuparlos, apretarlos o acariciarlos con demasiada presión. Si no lo haces delicadamente, la acabarás lastimando y no provocándole un orgasmo.

En realidad, lo peor que puedes hacer es ignorar las reacciones y necesidades de la persona que tienes frente a ti. Presta atención a su respiración y a la forma en que se mueve su cuerpo cuando la tocas. Esas simples señales te guiarán para convertirte en un auténtico dios sexual.