¡Comparte en tus redes!

Es hora de aventarte desde un paracaídas

Es hora de aventarte desde un paracaídas

Es hora de aventarte desde un paracaídas

Si eres de los que disfrutan de las emociones fuertes no te puedes perder la oportunidad de experimentar la sensación de volar por los aires, ¡es hora de aventarte desde un paracaídas!, es un deporte que te permite sentir que estás volando. El paracaidismo es uno de los deportes que más demanda ha logrado en los últimos años, muchas personas desean experimentar esta sensación.

Para poder practicarlo se requiere más que preparación física, es necesaria la preparación mental y la disposición de lanzarse desde lo alto de una avioneta, algo que no es nada fácil, pues se necesita utilizar el propio cuerpo para hacer maniobras en el aire.

Es muy importante que sigas las instrucciones que dé el guía, prestarle mucha atención y hacer todo lo que él diga, sobre todo tener bien puesto el paracaídas para frenar tu velocidad mientras caes al suelo.

Toda persona que se anima a aventarse de una avioneta siempre lleva puestos dos paracaídas, el que usará y uno extra de reserva. Quienes practican este deporte son tan meticulosos con su trabajo que es muy difícil que falle el primer paracaídas, pero en caso de que algo salga mal, el segundo paracaídas puede salvarte la vida.

Estos artefactos cuenta con un sistema electrónico que detectan la altura y la velocidad que, si es superior al límite establecido se abre automáticamente. El equipo que debes usar contiene, casco, guantes, gafas y un altímetro.

El altímetro es un instrumento de medición que indica la diferencia de altitud entre el punto donde se encuentra localizado y un punto de referencia; sirven para conocer la altura sobre el nivel del mar de un punto. En deportes o actividades en los que se sufren grandes desniveles, cómo el montañismo, trekking, ciclismo, esquí, escalada, paracaidismo, etc., se utiliza para conocer los desniveles que se están superando.

Beneficios

Te brinda inigualables sensaciones, como la oportunidad de sentir que estás volando por los aires, realizas ejercicio físico intenso, pues para poder moverte necesitas esforzarte y coordinar perfectamente cada extremidad de tu cuerpo, para desplazarte necesitas mover todo tu cuerpo,  hay varias disciplinas de este deporte, dependiendo de la experiencia que quieras tener, todos inician con la versión más popular, que es el tándem.

Algunas modalidades del paracaidismo

Salto Tándem. Es una variación del paracaidismo convencional, el aprendiz de paracaidismo salta junto a un instructor unidos por medio de un sistema de doble arnés para unir al estudiante con el instructor, el salto se efectúa desde una altura aproximada entre 5 mil y los 2 mil 700 metros sobre el nivel de la tierra, lo que te ofrece una caída de 75 segundos de tiempo; si es desde una altura de mil 500 metros tardas en caer entre 5 y 10 minutos de vuelo.

Paracaidismo en grupo. En este deporte el número de participantes depende de la modalidad del salto, los saltos en grupo no tienen número fijo, pero pueden hacer distintas figuras mientras caen.

El surfeo aéreo. Esta modalidad de paracaidismo permite al paracaidista usar una tabla atada a los pies para realizar acrobacias durante la caída libre, se requiere mucha coordinación y fuerza.

Freefly. Se trata de una disciplina que incluye el tradicional "vuelo de panza" ( belly flying), pero se extiende al vuelo vertical. Sus posiciones incrementan las velocidades de caída, usando el poder aerodinámico. Esta variante te permite lograr grandes velocidades, pero hay riesgos que no existen en un salto normal, por ejemplo chocar con otros compañeros, la mayoría de los paracaídas modernos no están diseñados para abrir a estas velocidades, por eso es que los freeflyers deben regresar a la posición neutral de Box antes de abrir su paracaídas, para disminuir la velocidad.

Wingfly. Se trata de una peligrosa modalidad de paracaidismo extremo que consiste en volar como un pájaro, para esto el paracaidista planea por los aires con la ayuda de un traje con alas.

Alberto Brito