¡Comparte en tus redes!

Escritores, escribientes, escribidores y literatos

“No temáis a la grandeza;

Algunos nacen grandes,

Algunos logran grandeza,

A algunos la grandeza les es impuesta

Y a otros la grandeza les queda grande.”

William Shakespeare.

javier-GARRIDO-1000X525-2017Aunque la escritura define mucho en la evolución de nosotros como especie. Bien sabemos en nuestros tiempos que escribir; no es justamente el acto más celebrado ni siquiera como ente social. De hecho, en mi opinión personal; escribir como escuchar música son de las acciones más trascendentales y que en la actualidad son poco apreciadas.

Desde las aplicaciones de WhatsApp, Twitter, Facebook, entre las otras muchas; nuestra forma de escribir esta expuesta a todos aquellos que son parte de nuestras redes sociales; y es verdad que solemos ver imágenes hermosas de las personas en su perfil y caer en decepción por las atrocidades sobre la ortografía con las que se dirigen a los demás. Nos hace preguntarnos ¿qué tipo de persona es quien escribe?, ¿ellos entran a la clasificación: “un escribidor más de la multitud”? Ante eso sólo podría decir recuerden que: escribir correcto también es sexy.

Durante la vida cotidiana de nuestra sociedad; el empleo del lenguaje escrito nos ayuda a hacer perdurable una idea y en muchos casos da validez de algunos acuerdos, registros y documentos que conllevan responsabilidades inapelables al momento de ser rubricados y en ellos es importante una correcta redacción. Esto es trabajo de escribientes.

Lo más recomendable para leer de este tipo de escritura y ya que nos involucra a todos es, sin duda:

“Nuestra Constitución Política Mexicana”.

Continuando con el uso de esta práctica sensata que es la escritura; podemos ver a una gama de seres que se han enfocado a disciplinarse un poco, en el ámbito, llevando ésta a ser parte de su trabajo o su forma de vida. Narrando historias, escribiendo algunos cuentos interesantes, buscando describir algunas sensaciones en versos para poemas de poca monta, algunas narrativas muy deleitantes o columnas como la que lees ahora; a través de la cual el equipo y yo, buscamos contactar con otros seres, generando una sociedad más despierta, analítica o más informada. Y aunque algunas veces las personas tienen opiniones de gratitud por lo expresado, debemos caer en una verdad, misma que debemos aceptar; aún no hemos llegado a ser un Leviatán de Hobbes ni mucho menos un Balzac. Por ello y no menos, nosotros somos los escritores.

Y aquí; la lectura es una gama de intereses personales, emociones particulares y gustos únicos.

Pero…

Entraremos a lo interesante.

“Hay hombres que luchan un día y son buenos.

Hay otros que luchan un año y son mejores.

Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos.

Pero hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles”.

Bertlolt Brecht.

Los imprescindibles existen.

Son los hombres que lograron a través de la escritura transformar el instante, propulsar una idea, acariciar un alma o cambiar miles de vidas.

A veces, autores desconocidos como el caso de las biblias; otros de enormes profundidades en cada línea como William Shakespeare, Platón, Jack London, Haruki Murakami, Goethe, Jorge Luis Borges; por sólo mencionar algunos de los más prontos a mi memoria.

Ellos son sin duda una pequeña muestra, de lo más grandioso que existe al recorrer renglones y repasar paginas; estos literatos.

Estos imprescindibles. Comprendieron que la literatura es: “el Arte”.

Antes de las películas y los miles de efectos que ocurran en la sociedad. Gracias; a las grandes historias que mueven nuestros corazones y nuestros pasos a encontrarnos con nosotros, con el multiversos o con Dios mismo.

Antes de cambiar nuestros nombres a álter egos de personajes extraordinarios, antes de encontrar sentido a nuestras vidas o nuestra posición en el universo, mientras esperamos el despertar cthulhu o dictamos versos de Pablo Neruda; Antes de las miles de formas que por ellos nuestra imaginación crea; al saborear la información que nos llega del mundo personal de aquel que se atrevió a escribirlo. Ese mundo que se haya escondido entre dos pastas y nos tele transporta; antes de ese mucho y más. Piensa:

Existió un libro que motivo al Mundo y antes un hombre con una idea…

Puede ser: “el Zohar”, “el Zahir”, “Meim kampf”, el Bhagavad-gita o “El arte de la Guerra”, pero sin duda, cuando tengas un contacto con el libro correcto, tu vida tomará el rumbo en que a cada paso, sabrás el para que viniste aquí.

Francisco Javier Garrido Ruíz