¡Comparte en tus redes!

Estamos a un paso de tener gasolina más barata

Durante años, el precio de la gasolina en México ha sido poco competitivo y la fuente de muchos dolores de cabeza para la economía de nuestros hogares.

Aunque desde el año pasado el gobierno dejó de aplicar el llamado “gasolinazo” mensual, el precio de este combustible sigue siendo alto. Mientras en Estados Unidos el litro de gasolina tiene un precio promedio de 0.58 dólares (10.44 pesos, aproximadamente), en México pagamos 13.6 pesos por litro de Magna y 13.98 pesos por litro de Premium.

Vale la pena mencionar que estos precios son 3% más baratos que los de 2015, por lo que el Gobierno Federal asegura que estamos en el camino correcto para cumplir con lo establecido en la Reforma Energética, y los mexicanos podamos adquirir combustibles más económicos.

Parte de esta estrategia es permitir la libre importación de gasolinas, medida que estaba proyectada para entrar en vigor en enero de 2017; gasolinapero que se adelantó ochos meses por la crisis que enfrenta el mercado petrolero mundial.

De acuerdo con lo dicho por el presidente Enrique Peña Nieto, a partir del 1 de abril, cualquier compañía podrá vender gasolina y diésel en las estaciones de todo el país. El objetivo de esta medida es la creación de un mercado competitivo, en el que la oferta y la demanda rijan los precios, y los mexicanos podamos adquirir combustibles más baratos.

Aunque la medida promete beneficiar a la economía de los hogares, habrá que esperar un poco para ver cambios significativos en los precios de la gasolina, pues éstos se liberarán hasta enero de 2018. Mientras tanto, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público seguirá fijando el precio máximo de los combustibles.

Variedad en el mercado

Es importante que sepas que nuestro país ha importado gasolina desde hace años. De hecho, cifras de Pemex revelan que 51.2% del combustible que se consume en México proviene del extranjero.

Con la medida que entrará en vigor en abril próximo, Pemex pierde el monopolio de esas importaciones y ahora cualquier empresa puede adquirir gasolina en el extranjero para venderla a un precio más competitivo en nuestro país.

Hasta 2014, Pemex era el único comercializador de combustibles en nuestro país, a través de 11 mil estaciones; sin embargo, la Reforma Energética abrió la puerta para que otras compañías participen en este mercado.

La primera compañía que quiso sumarse a la comercialización de combustibles fue Fomento Económico Mexicano (Femsa), principal embotellador de Coca-Cola, quien adquirió 277 gasolineras de Pemex, y que ya funcionan bajo la marca Oxxo Gas.

Por el momento, estas estaciones sólo se encuentran en el norte del país, específicamente en Monterrey, Saltillo, Torreón, León, Aguascalientes y San Luis Potosí; sin embargo, Femsa tiene proyectado ampliar su mercado, así que en un futuro cercano podrás encontrar una gasolinera al lado de las tiendas Oxxo.

Aunque aún queda mucho por hacer en materia de infraestructura, estamos a un paso de tener gasolina más barata.